Ana de Lacalle (España) Escritores de Letras & Poesía Opinión

¿Podemos refugiarnos de “las guerras”?

Este refugio construido por la población civil durante la guerra civil española está ubicado bajo un montículo en Barcelona; exactamente en el barrio del Poble Sec. De  los 1400, aproximadamente, que se construyeron en la ciudad pocos se conservan para ser visitados, aunque son un testimonio de la capacidad de reacción y organización de los vecinos barceloneses, que dejados de “la mano de Dios” —y de otros— supieron afrontar en colaboración una situación catastrófica. Era la primera vez, parece ser, que los bombardeos trascendían el frente de batalla y se concentraban en las ciudades, la retaguardia,  poblada obviamente por civiles. De hecho, la destrucción de Guernica en Euskadi —abril de 1937— no fue más que un preludio de la devastación que la aviación italiana provocaría en Barcelona en abril de 1938, en la que murieron entre 800 y 1300 personas.

Dicho  esto, el refugio fotografiado fue uno de los que sirvieron de protección a los barceloneses y que puede ser visitado.

Al margen de los datos o supuestos hechos que puedan ser descritos, introducirte en su interior e imaginar someramente qué debía suponer para las personas que, en el margen de dos o tres minutos desde que se oía la sirena, corrían despavoridas, probablemente trastabillándose y estorbándose unas a otras para proteger su vida y la de los suyos, imaginar tal cosa eriza la piel, al tiempo que recorre el cuerpo el escalofrío de intuir el tremendo terror que debía de esparcirse por allí. La estancia en el refugio de los que lograban llegar se alargaba, dicen, alrededor de una hora en la que la falta de oxígeno, el calor asfixiante producido por el amontonamiento de gente en un espacio insuficiente y sin ventilación (aunque este dispusiera de tres entradas) generaba lipotimias, ataques de asma y de pánico.

Hoy, las guerras siguen siendo totales y más devastadoras por el desarrollo de la tecnología armamentística. Suelen ser ataques además imprevistos sobre la población civil en muchos países, que sin mecanismos de alerta ven arrasadas escuelas, hospitales, mercados y zonas de concentración, cuanto más masivas parece ser que mejor. Las formas de legitimar estos ataques son variopintas, cínicas y a menudo falsas, pero los organismos internacionales exigen esas imposturas que velen tanto al agresor como a la  connivencia de los que observan, acaso hablan, pero no actúan con contundencia.

Es más, parece que el objetivo principal para mermar al enemigo es arrasar con centenares y miles de vidas inocentes, lo que conlleva un impacto inmediato que se diluye salvajemente a los pocos días, apilando cadáveres cosificados, muchos anónimos por la imposibilidad de identificarlos… y así hasta la siguiente, que también tendrá esta volatilidad que tanto promueven los medios de comunicación y los poderes fácticos que doblegan a aquellos que teóricamente deberían ostentar el poder.

Podríamos hacer una lista; pero me siento incapaz de abarcar cuanto destrozo gratuito se produce, menospreciando las vidas de personas que no parecen tener el mismo valor. Existen además en la actualidad formas de exterminio que no son guerras declaradas o explícitas, como el terrorismo, las represiones de poderes dictatoriales y las sutiles democracias liberales que desencadenan la lucha por la supervivencia, aunque esto de entrada no sea para nada obvio.

En consecuencia, los humanos no aprendemos de lo que solo algunos parecemos considerar errores, sino que nos afanamos por mejorar nuestro poder destructivo siempre al servicio de intereses económicos.

Parece que el pesimismo de Hobbes no iba desencaminado cuando afirmaba que el “hombre es un lobo para el hombre”, aunque erró al creer que la organización política servía para evitar esto, ya que el Leviatán es uno de los “monstruos” más devastadores, según nos ha mostrado la historia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.