Elías L. Brizuela (Argentina)

Bajo pretexto

¿Bajo qué contexto se nos imponen las malas noticias? ¿Desde los anhelos de felicidad o desde el carácter represivo de la idea del mal? ¿Acaso, no es la falta de belleza y pureza la que se nos quita al vivir los días obscuros y nublados? O, ¿bien nos fundimos en el beneplácito del conformismo hacia lo irrelevante?

Hay una cuestión desatendida en el placebo de existir que, nos impide, nos ata y maltrata. Nos damos cuenta de la soledad, del olvido: todo lo que representa al mal informativo. Nos damos cuenta de que navegamos a la deriva, en un mar de voluntades perdidas. Sin embargo, muy lejos, sobre la tierra, dejamos un tesoro de almas altruistas. 

Pero la vida nos lleva. Nos recoge a breve edad, y nos subleva entre capital y hecho social; nos moldea. Y ya muy lejos está, la tierra de nuestras voluntades. Ahora navegamos en las aguas del cegado eclipse que promete felicidad, sin atender malas noticias en la brevedad.

Es entonces (cuando se nos presentan), que vemos y aceptamos la tierra prometida. Aquella, que esboza luz en la lejanía meridional de lo divino; guarda nuestras voluntades y nos aleja del mal benigno.

Simplemente es un recuerdo, de que allí hay un amor que espera; que ha sido lastimado y destruido. Con anhelo y, lejos de esconder sus aforismos, devela sus secretos; aquellos, a los que nos rendimos.

Así, sabemos que las malas noticias son una consecuencia característica de lo divino; forman parte de lo formal del existencialismo. Empero, en nuestras voluntades descansa el amor que siempre quisimos.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: