Paul Martin (España) Poesía

Red neuronal

Una neurona perdida no deja, de por sí, de ser una neurona y si se ve en el mar acaba en un red de pescadores pensados entre miles de otras que, colectivamente, soñaron a sus propios raptores.

Todo envuelto en el agua,
tocándose la mano
solidaria de impulsos
le da sentido al tiempo
y lo confunde
al mirarlo
desde todos los ángulos posibles.

Un beso entre dos
es algo eléctrico que
se contagia a todas.
El amor deja de ser un acto íntimo
y pasa a convertirse
en una orgía que quizás
ilumine un pensamiento,
cuando menos lúbrico.

Un lagarto se sienta en la orilla
y solo calla.
Observa penitente
las agitadas aguas.
Su neurona le dice, come o bebe,
y su boca presenta
la sonrisa más grande
mientras se reproduce.
Él ya existía antes.
Antes que el pensamiento
o que las redes.

Entre ser y existir
apenas queda tiempo
y sin él desaparecen
las distancias que cubrir
y el paisaje que pasa
tras cristales de tren
fundiendo en colores
el vértigo
como crisol de dudas.

Quedan fuego en el mar,
redes de pescadores
y medusas.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: