En la quietud de los lagos

En la quietud de los lagosse esconde el artificiode los parques, los jardines y las personas.También todos los aburrimientos,no hay refugio.En un impulso, arranco las ramasde todas las plantas del jardínpara encontrar el carmínde las rosas a mil,que compré y nunca entregué.Me miro en el estanqueesperando encontrarme como Narcisoen la mirada del otro.Pero somos enredaderas,unidasSigue leyendo «En la quietud de los lagos»

El penúltimo baile

Frente a la ventana y las maletas cerca de la puertaTe servís una copa de vino y buscás aquel disco. ¡Sabés cómo robar unos minutos!Extendés la mano suplicante… No me puedo negar, es Billie HolidayEl ritmo quiebra las barreras y el tacto sonroja a los muebles. Querés darme una vuelta para caer en tus brazosYoSigue leyendo «El penúltimo baile»

La del manojo de rosas

A la fundación Ana Bella Mujer que en cada mechón lleva una flor.Habla de su agresor.Lleva un moño así como casual.De alentar.Que cuando echa a correr para enseñar a volar,el viento deja libre su melena contagiosay por la calle comentan: “Mira, por ahí va la del manojo de rosas”. Julio Expósito LópezLeer sus escritos

Ciudad de Monterrey, 2022

Mi sultana         con tu garra de leónte abres camino;       allanas el suelo. Todo lo vuelves cantera             para erigir monumentos;torres encumbradas    que alzas en señal de victoria. Bebes acero fundido             directo del crisol.Llevas en el pecho un horno                                       de leña ardienteque hace latir con fuerzatu maquinaria. Forjas el porvenirdejando atrás una humareda,que pinta en el cielo            carbones encendidos;nubarrones del crepúsculo. RespirasSigue leyendo «Ciudad de Monterrey, 2022»

Balbuceos de tartamudo

Allá donde el ritmo balbuceaba libertadpor los ríos de plata y bronce que jamás yo superé,ni tan siquiera los anduve recto y frío o con desdén. Sobre el corcel de hierro verde,aquel Rocino que llamabanen Navarra Villavesa, en la Castilla Rocinante. Tus artes más oscuras, magias negras que conjuras,¡dónde callaste mi grito, dónde dejaste miSigue leyendo «Balbuceos de tartamudo»

Apetecible imaginación

Febriles pensamientos,nocturnos momentos,delirios sedientos,placeres hambrientos.Deseos incesantes,dulces e incitantes,apetecibles sofocantes,temblores vacilantes.Anhelos desbordados,gemidos ahogados,pudores olvidados,cuerpos amalgamados.Vaivenes estremecidos,sudores adictivos,lienzos prohibidos,hechizos de cupido. Wendy Moya@verchiel.poesiaLeer sus escritos

Romper

Romper las ideas que me son impuestas, dadas,y que acalladas en mi cabezase presentan de la nada, en formas violentasque siento asfixiadas,atragantadas dentro de mi cuerpoamurallado por invisibles manos.Me son extrañas,que son perennes. Romper mis tensas mandíbulasen pedazos contra el suelo.Alivio, riqueza de sonidos,huesos destartalados convertidosen una oscura melodía abismal. Gritar al cieloen una negraSigue leyendo «Romper»

A nuestras propias ganas

Hay pensamientos que visten de melancolía los atardeceres. Inevitable. Como lo es respirar, o latir de verdad. Porque no siempre el corazón late. Absurdo, pensarás. Y quizá lo sea. Mas mi corazón trabaja cuando de verdad quiero. En ocasiones, duele, como un infarto de realidad aumentada en el desfiladero de los imposibles. Otras, revienta laSigue leyendo «A nuestras propias ganas»

Presente

Sigo sin encontrarel momento idóneo.Tiendo a inventar que llegó, pero no.Es una búsqueda constanteen un instante incesanteque me sonrió. Yamila Alvi@yamila_alviLeer sus escritos

Solo niños

No porque arrugues el ceñosucumbirá el mar,ni lucirá el cielo otro colordistinto al del luto,ni las estrellaste dotarán de la voluntadque no posees. No porque la ira cierre tus puñossilenciarán su canto las cigarras,ni perderán su rubor las amapolas,ni secarán los árboles sus frutos. Pero los niños, oh,si te vieran los niños,podrían dejar de serSigue leyendo «Solo niños»

Matemáticas

No cuento los días que faltan para verte,intento que cada día juntos cuente.Me dan años de vida nuestras charlas,y quiero sobornar al tiempo cuando te tengo al frente. Puedo contar tus lunares,incluso entre tus vellos,incluso con los ojos cerrados,en la distancia de mis recuerdos. Puedo contar las veces que he soñado contigoincluso antes de conocerte,puedoSigue leyendo «Matemáticas»

La sombra de un anhelo

La imaginación no pudo salvarnos.Lo que la realidad no concibiófue el juego de engaños. Riendo y callando,llorábamos los muros secretospobremente resguardados. «Tan poca vida para andar ocultando»,revelábamos cada mañanaen la contradicción de quitarle al silenciocon más eclipses su velo. Tú removías las tierrasy yo las soplaba hasta esparcir la arena.No se sabía quién volabani quiénSigue leyendo «La sombra de un anhelo»

La penumbra azul de nuestras madrugadas

Es la penumbra azul de nuestras madrugadases el fantasma, la herencia, el ruido,el vaivén de los barcoslos sueños que estallan en partículas negrasla carencia destruyendo las fronterasde los escombros que se empeñanen castigar nuestros pasos haciéndolospuenteses mi huida, ¿o es tu búsqueda…?                         Es la patria sin madre,                        la que las noches consume y carcome                        la niebla deSigue leyendo «La penumbra azul de nuestras madrugadas»

El loco

Here I stand your slave—Shakespeare, King Lear ¡Abran sus fauces los mil diablos de mi averno!¡Véanme alzarme invicto los querubes insomnesque vagan por las voraces riberasde mis llagas y apatías, de mis penas y pesares!¡Sed testigos, fuerzas que todo engendráis del fuego,ventiscas ígneas de mi pecho,rosales de mis entrañas,bilis hervida ejecutoria de amoríos;rayos fugaces queSigue leyendo «El loco»

De la duda y otras certezas

Tengo claro que nada tengo claro,de sospechas se travisten mis dudas,varias piezas le faltan a este puzzle,¿Quién empieza un hogar por el tejado? ¿Una prueba? ¿Un error? ¿La duermevelade un Demiurgo de insomnios aquejado?Supernovas, cerezos, calaveras,positrones, microbios… ¿Con qué fin? Sin respuesta yo me pregunto: ¿y sila respuesta es dejar de preguntar?Las verdades son mentirasSigue leyendo «De la duda y otras certezas»

Esto es solo el principio

Esto es solo el principio,el preámbulo del texto,las palabras iniciales,la prognosis del momento. Esto es solo el principio,una diatriba elocuentecuya elocuencia se esfumó. Esto es solo el principio,la concepción de una idea,una que todavíano sé adónde llegará. Esto es solo el principio,como digo, y el final… El final lo dejo en vuestras manos. Enrique Morte@enrique.morte_poesiaLeerSigue leyendo «Esto es solo el principio»

Solo si quieres

La vida es una decepción, solo si quieres. La vida puede ser un poema que no rima porque a ti no te da la putísima gana de complacer a un lector que se anticipa al verso que toca. O a un corrector que se niega a aceptar que “putísima” es una palabra tan putamente válidaSigue leyendo «Solo si quieres»

Una cosa solo puedo decir

Una cosa solo puedo decir,que del mármol a mi cuerposolo hay unos grados,los que calibran el temperamentode las tan tediosas afrentasque entre el espejo y la realidad(esa que ahora mismo me compone)se han llevado a cabo.Una cosa para pronunciar de lunes a domingos,de principios a fines de cada mes.Una sola cosa en este instanteque seSigue leyendo «Una cosa solo puedo decir»

Sobre el tiempo y las tuátaras

En los libros de poesía,que adornan los blancos anaquelesde las bibliotecas del tiempo,nadie nunca leyó sobre tuátaras;sobre el momento en el que el solhecho incendio y monedaingresa con parsimonia al océano,y este lo traga como un alcancíainfinitamente líquida. En los libros de poesía,que adornan los estantes grisesde las bibliotecas de mis entrañas,solo veo textos agarrotadosSigue leyendo «Sobre el tiempo y las tuátaras»

Colorado

La oscuridad se tropieza con la medianochey el ruido de la caída nos despierta,a mí y a la mujer que intenta dormir al lado mío,y que se sueña esquiando en una montaña en Colorado. Me levanto de la cama, valiente,me amarro los zapatosy salgo a atrapar la noche escurridizaque se derrite y se mete enSigue leyendo «Colorado»

¿Formicidae?

Prismático, ojo de halcón.Para. Cae de la colinala doblada colillacansada de prender pero encendida.Sentimiento de espesoruna nube, sobre el marcargada de agua más fina(peso de toneladas)molestando al pasar entre laderaslenta y sonorala bodega cerrandose quiso pasar a escurrir las botas…El nervio interior de parecer lo que no era lo dejó en deseoparalizó a las hormigaslaSigue leyendo «¿Formicidae?»

El faro

Al cosmos singular de E. G. Las olas siempre chocan con pétalos de salcontra las rocas que abrazan a este viejo Faro;yo, que a tu fina esencia y perfume aclaro:tu arrogante fuerza y tu espléndido azul. La luna llena canta y danza la vil señalde abatir contra esta torre, mas no logran aún,porque aún quieroSigue leyendo «El faro»

Organigrama irresoluto

A costa de una crueldademancipada por esencia propiacae el velo irrisoriose tergiversa su compás. Sin tener mucho que explicar,organigrama irresolutoante la falta que no se supo librarpor muy errada que se hallesu inocua convicción. Perdiendo el tiemposacando provecho a su lejanía,distancia lo suficientemente marcadacomo para no remarcarse de nuevo. En apariencia, una nueva normativaal querellarseSigue leyendo «Organigrama irresoluto»

Yin y yang

pescando con el hilo dental,con una bolsita de té,con un corazón que hay que resucitar,que no sabe recapacitar te mentiría si te digo la verdad,si comparto contigo mis contraseñas,si te digo entre pétalos,entre soliloquios o bostezos,que te quiero, no te quiero la verdad te contaría, te cantaríasi la mentira no estuviese de tu parte,si elSigue leyendo «Yin y yang»

La pureza

No fue en Gerona ni se llamaba Gala,pero esa mujer con cabeza de rosasfundida en aquellos vientos alisios del caribe,simbolizaba en su gracia oníricatoda la sensualidad de la isla. Piel tostada,ojos claros(un poco rasgados),cuerpo oleado,voz dulce,labios de casquitos de guayaba. Combatíamos el síndrome de insularidadcon complicidades etílicas,rompíamos a fuerza de épica martianalas olas en elSigue leyendo «La pureza»

Te esperaré

Te esperaré enla sombra proscritade la oscura nochey vacías estrellas. Te esperaré cuandola libertad indignase erija más alláde las tinieblas. Por ahora toca habitarcon uno mismo,sin esperar, ilusos,designio alguno. Por ahora toca parar,hibernar, quedarse inerte;hacerse bucle -y coraza-en tu propia mente. Ya está, no hay más.Solo subsistir entreangustias, dagasy tenazas. Respirar. Navegar, ingenuos,el mar deSigue leyendo «Te esperaré»

Advertencia

No des un paso más.A mis espaldas acumulo los nubarrones de la tormenta. Ante tus plantas haré surgir ríos de lava.Llamaré a mi auxilio a legiones de demonios… No digas una palabra más.Convocaré ventiscas para congelar tu lengua,dispersaré tus sonidos con mis huracanes. No me mires.Clavaré dardos de escorpiones en tus pupilas,escupiré ponzoña de víborasSigue leyendo «Advertencia»

El irse

Hoy el trascurso del día ha tenido el sabor de una despedida verdosa, a esa sensación que se tiene cuando se despegan los ojos por última vez del mar. A esa mirada última, definitiva. Algo sacro que se te escapa del cuerpo y sientes los segundos eternos alejándose, deteniendo el tiempo de agosto con lasSigue leyendo «El irse»

Mis ganas

Son el niño mudoque aprendió a hablar por signos.Yo, que siempre fui ciega del corazóny analfabeta de su idioma, jamás lo entendí. Cuesta trabajo escuchar un deseocuando no sabes si el mismo porta katana.Por si corta. Silenciosa.Callada. También son las que dejo aparcadasy están donde siempre:En el carril de los sí,pero no.Yacen inmunes al dolor.ComoSigue leyendo «Mis ganas»

Unido ser

En sino de uno, unido uno.De sino en todo, unido ser.De hado en uno y de hado en todounidos sones de entero ser. En entidades de todo estadoe identidades de todo ser,en ensenadas, encinas y hadas,aunados hados de entero ser. ¿Anonadado?No hay hados idos. ¿Anonadado?No hay ido ser. De base unida vas anudado,vas anidado enSigue leyendo «Unido ser»