Paul Martin (España) Poesía

Perdón

Siempre pensé que la palabra perdonar

no era algo negado a nadie;

ni en su capacidad de darse

ni en su afán de pedirse.

Siempre pensé que no era un ser retorcido;

que su naturaleza era sencilla;

tan sencilla como recordar

solo los buenos momentos

y abrigarlos en abrazos.

Pero hay verbos que no se conjugan en presente;

transitivos solo con pasado

y un futuro incierto e improbable.

Nunca pensé que nada fuera imperdonable

ni que causase tanto dolor no perdonar.

La ausencia de perdón

debía de ser algo parecido a la venganza

y, sin embargo,

se acerca mucho más al sacrificio;

aunque cualquiera de los dos

multiplica por cero el sentimiento

y ambos devoran

lo poco que queda en mí de ser humano.

No sé.

Nunca me he vengado de nadie.

Tampoco nunca he perdonado nada que no hiciera fácil

pronunciar la palabra perdonado.

Nunca las palabras de conflicto o de duelo

se volvieron blancas ni las curó el olvido.

Nada las hizo retornar a la cordura,

salvo quizás el tiempo que siempre llega tarde

para dejar caer el perdón en el último baúl del desván.

Y el caso es que el perdón va por palabras,

porque es fácil perdonar a afrenta,

pero imposible perdonar a lealtad

y siempre encontramos opuestos

en este juego de verbos cruzados

de sí perdonar lo imperdonable,

pero no lo imprescindible.

Y entonces saltan el orgullo y el ego

a la pista de este circo incombustible

y muerden la yugular del perdón;

para borrarlo así del diccionario.

Y en esta lucha siempre hay alternativas

que garantizan el perdón a quién no perdona

o el perdón que no se obtiene

y entonces, quién pedía perdón

se levanta en su empecinamiento renacido

para no perdonar a quién debía perdonarle

toda vez perdonado por si mismo o por otros

a los que busca para contar su verdad

y así ser perdonado en un instante.

Y en este laberinto la honestidad se pierde

¡ y nos importa un carajo que lo haga!

Porque su pérdida nos duele mucho menos

que la tortura de su convivencia.

(Y al final, malamente,

no me perdono no perdonar

mientras sigo prohibiéndome el perdón)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: