Dariana Alcaraz (México) Poesía

Confesionario

En la hoja blanca escribo
como si de un micrófono se tratase
y en lecho de muerte me encontrase
aislada por el mundo en que vivo.

Siempre hay algo que me devuelve a ti,
olas fugaces que ensombrecen a la costa
sin importar las veces que apueste mis cosas
a dejarte ir, pues siempre me lo advertí…

En los pasillos veo tu nombre
como una grieta insertada en la pared,
y, aunque realmente no te pueda ver
una ventana se abre: tu perfume andante.

No me cuestiono la idea de dejarte correr
como el flujo de un río callado, silenciado
por la presa que empalma un destino complicado
con los besos que he guardado bajo mi raciocinio.

No me permito sucumbir ante el llamado
que tu hermana plantea, con su cruel encanto
para hacerme volver, luchar por tu mano
y sentirme heroína de película en el verano.

Pero me siento afuera, y a través de los balcones
me siento a observarte, cual retrato de museo;
no me basta con las imágenes del cerebro
que en palacio se ha convertido: tu eterno mausoleo.

Inhalo de nuevo y el laurel se vuelve eterno
rindiéndome ante la visita de espectros colindantes,
en silencio te pido que seas mi amante;
mientras añores otros brazos, seré frecuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: