Cafés para el Alma (España) Entrevistas

Entrevista a Cafés para el alma

Andrea Rodríguez (Cafés para el alma) de España, hace parte de Letras & Poesía desde octubre de 2016. “Escribo porque soy demasiado intensa, incluso para mí misma, como una taza de café demasiado cargado y con poco azúcar. Por eso necesito vaciarme casi a diario porque las emociones suelen mandar sobre mí. Siempre procuro seguir a mi corazón y escribir lo que me late en él; otras veces mis sentimientos son demasiado para mí y las palabras me salen a borbotones y sin filtros”. Conversamos un poco con Andrea y este fue el resultado:


¿Cómo ha sido tu relación con la escritura?
Comencé a escribir al mismo tiempo que a leer de manera constante, para mí la lectura siempre ha estado ligada a la escritura, de manera que una inspira a la otra. Con nueve o diez años escribí mis primeras historias, de las cuales todavía conservo algunas en papel. Fue ya en la adolescencia cuando comencé a escribir con cierta regularidad, tanto textos independientes como mi primera novela corta que sigue esperando su oportunidad en un cajón. A partir de ese momento escribir se convierte en una necesidad, que poco a poco comienza a transitar de lo privado a lo público tras la apertura de mi blog personal, y de colaboraciones como la que mantengo a día de hoy con Letras & Poesía.

Un libro que te haya marcado.
He leído muchísimo desde que empecé a devorar las viejas novelas de mi madre de Enid Blyton, sobre todo novela histórica, biografías y ensayos, pero siempre que pienso en un libro que haya significado tanto para mí que lo he leído más de cuatro veces es Madre del Arroz, de Rani Manicka, que cuenta la historia de cuatro generaciones de mujeres de la misma familia. Es una historia que te engancha desde el principio, y que para mí fue muy importante porque la leí con la misma edad a la que casan a la protagonista: con catorce o quince años. Este libro marcó el comienzo de mi interés por la historia de la mujer, de las dificultades que supone serlo en cualquier parte del mundo y de la necesidad de saber más sobre feminismo, sin conocer todavía esa palabra.

¿Autopublicación o editorial tradicional?
Creo que la autopublicación tiene todavía mucho por ofrecer, sobre todo a los autores noveles. Es un recurso accesible para casi cualquier persona gracias a las diferentes plataformas existentes, que puede ayudar quienes quieren dejar su huella en el mundo literario, ya que de otro modo sería casi impensable poder ver tu libro hecho realidad.
Por otra parte, en la actualidad parece que hace falta algo más que una buena historia para poder publicar a la manera tradicional. Parece necesario tener detrás una plataforma relevante en redes sociales que te avale y haga tu proyecto más atractivo y menos riesgoso a la hora de apostar por él, y no todos los autores poseen esa clase de relevancia en redes y no todos desean tenerla.

¿Cómo es tu proceso de creación literaria?
Normalmente sigo dos procesos diferentes: para relatos cortos, reflexiones o textos de prosa poética, el germen sale de una libreta que siempre llevo encima. Puede ser cualquier cosa, desde una frase que escucho en el autobús o en el metro, el olor al pasar por delante de una cafetería o un paisaje que me diga algo, de ahí nace la idea. Luego, cuando me siento a escribir suelo releer esas anotaciones o esbozos de textos, y hago un primer borrador que posteriormente dejo “reposar” y más tarde vuelvo sobre él y trato de pulirlo.
Además de los géneros anteriores, también escribo novelas cortas. El proceso es similar al anterior, pero en este caso uso también recursos audiovisuales, como fotos o música, que me ayuden a situar la historia y a sentir a los personajes como personas reales que cuenten su historia.


¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?
Depende de la época. Es cierto que trato de mantener una rutina diaria que me permita ser constante, pero hay periodos en los que resulta difícil compaginar la escritura con el resto de obligaciones. También a la inversa: hay épocas en las que una historia se me mete tanto en la cabeza que le robo horas al sueño si es necesario para poder escribir.

¿Ebook o libro físico?
El libro físico no se puede comparar con nada, no solo por la sensación de tenerlo entre las manos y poder sentir las páginas, o incluso disfrutar el olor a nuevo o a usado. Es algo más. Los libros tienen vida, cada muesca, cada doblez, cada marca en una página… todo eso transmite una historia además de la que el propio libro cuenta entre sus páginas. Los libros son recuerdos materiales que podemos tocar y sentir cada vez que volvemos sobre sus páginas.

Un lugar.
Sin ninguna duda: Galicia. Mi tierra es un lugar mágico, con unos paisajes increíbles desde donde te puedes incluso asomar al fin del mundo. Tiene una tradición muy rica en supersticiones y en lo oculto que no la puede hacer más interesante; la comida merecería un capítulo aparte, y la gente no puede ser más acogedora, aunque al principio sean un poco desconfiados. Mis momentos favoritos del año son los atardeceres desde cualquier playa gallega.

¿En qué te inspiras para escribir?
Sobre todo en lo que conozco y en lo que pasa a mí alrededor. Me gusta observar a la gente e imaginar para ellos una historia entera en mi cabeza, que en muchas ocasiones acaba sobre el papel. También en los libros, sobre todo en poemarios, libros de fotografía… y en el arte, que es algo que suele despertarme muchos pensamientos y sentimientos.

¿A qué te dedicas?
Soy trabajadora social especializada en menores. Mi trayectoria profesional es corta todavía, pero siempre he trabajado con familias y menores en situaciones difíciles. A pesar de que se trata de un ámbito con una fuerte carga emocional, también es muy gratificante. También me considero opositora, ya que desde que terminé la carrera y el máster en 2016, no he dejado de preparar las convocatorias de trabajadora social.

¿Sobre cuáles temáticas prefieres escribir?
Mi tema predilecto son los sentimientos en su amplia expresión, sobre todo porque fue el inicio de mi experiencia escribiendo, pero también los temas sociales, sobre todo la situación de la mujer en distintos contextos. Este último es una constante tanto en mis textos independientes como en otros proyectos.

¿Cómo ha sido tu experiencia en nuestro colectivo?
Siempre positiva. Desde el inicio, hace ya unos cuantos años, desde la dirección se ha hecho que el proceso de colaboración sea sencillo y se ha facilitado en todo momento la oportunidad de aportar al proyecto.
A nivel personal para mí ha supuesto una oportunidad muy importante, ya que me ha permitido crecer como escritora y como persona, encontrando una comunidad en la que poder conocer y compartir la pasión por las letras. No puedo estar más agradecida

Una persona que admires.
Frida Kahlo es una de las personas más inspiradoras sobre las que he podido leer. La lucha que mantuvo durante toda su vida con el dolor, sin que esto pudiera arrebatarle la pasión por vivir la vida es digna de admirar; como transformó todo el dolor físico y emocional que le tocó y lo convirtió en arte, es una lección para todo aquel que se considere artista.

Escritores que vale la pena leer.
Una escritora de la que he leído cada novela que ha publicado es Julia Navarro, tiene un estilo intrépido a la hora de narrar, no te das cuenta de que vas pasando las páginas en verdad, y los personajes te atrapan en sus vidas. También Idelfonso Falcones y Kent Follet son autores indispensables a la hora de disfrutar de la novela histórica. Sin que te des cuenta te enredan en las vidas de sus personajes y a través de ellas vas descubriendo detalles de la historia reciente que desconocías.
En otro tipo de género, las obras de Nicholas Sparks son imprescindibles; algunos dirán que son superfluas, o que reitera una y otra vez el mismo patrón, pero a mí me parecen lecturas cálidas y acogedoras. Idelfonso Falcones, Ken Follet


¿Qué géneros manejas como autora?
Principalmente la prosa, ya sea en textos con un cariz más poético o en relatos cortos. Encuentro que este es el género en el que mejor me expreso, pues me permite tener gran libertad tanto para expresar sentimientos como para contar una buena historia.

Finalmente, ¿cuáles son tus expectativas a nivel literario y personal?
La primera es seguir escribiendo siempre, sin otra pretensión, y seguir compartiendo mis textos con quien quiera leerme. Por otra parte, es evidente que también me gustaría poder publicar de la manera que sea, alguno de los proyectos en los que actualmente estoy trabajando. Sería un sueño cumplido.


Puedes leer a Andrea aquí

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: