Poesía F Javier Cárdenas (España)

Nocturnas en San Cristóbal

Te recuerdo sembrado de hormigueros,
querido amigo, tu eje vertical,
tus altos, tus pendientes siempre tercas
que emulaban alcázares de cristo
sobre los cenagales ya pretéritos.

Recuerdo demasiado bien tus noches,
la nocturna en tu grava y el horizonte sobre
las colas y los cuerpos de lagarto amputado.
Recuerdo demasiado bien tus noches,
los heraldos, la muerte conocida
exigiendo mi carne desde la boca autóctona.

¿Cómo obviar las materias en tu noche?
Eras esa la bruma inquieta de la selva,
aquel monte de pinos —que quizá el volcán fuera—
aquella gran rodilla ensangrentada
y emergente, y de Atlantis venida.

¡Pronto! Hubo un presagio de rapaces:
recuerdos en beso de buenas noches.

Estaba anhelando anhelos de endemia
mi yo, armado en la noche de la isla,
persecutor de aquellas raras avis
sepultas, dormitando un hueco allá en el alma.


¡Y pronto! se consume toda la isla
en un eco en espadas detenidas,
la nocturna del guanche exige sus silencios.

Silencio en la nocturna del recuerdo.
Recuerdo en las dolencias del silencio:
El límite del agua en el océano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: