Mensajes en una botella

Dibujé en la arena la silueta uniforme

del destino, dejando un hueco en el silencio,

para que el mar lo llenara de espuma.

Las conchas eran escamas,

del gran pez pescador de sueños,

y las piedras eran ventanas,

entreabiertas en el firmamento.

Dos estrellas de mar en las manos,

danza ritual, compás del viento,

y los ojos, dos luceros, brillaban

azules de sal y marineros.

Vienen corales, de sol escarchado,

que reverberan en la lejanía,

en la inmensidad del brillo plateado.

Y en eso de estar recordando,

un golpe de mar traicionero,

y a la vez, del todo, afortunado,

despierta al hombre del sueño,

arrebata al hombre el pasado.

Viene y va la marea andante

por el callejón oculto de la playa,

borrando, de todo caminante,

las huellas de vida saldada

y trayendo, a la orilla cercana,

el vidrio blanco y brillante,

de espuma de agua salada,

para bañar al olvido, lejano y distante,

con misivas y letras esperanzadas,

de buenas nuevas, nuevos mensajes,

y una vida viajando embotellada.

Por: José Carlos Mena (España)

sonrisasenelcamino.es


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Excelente amigo. Como siempre te digo, el arte de las letras está en ti

    Le gusta a 1 persona

  2. José Carlos Mena dice:

    Gracias por tus elogios amigo Jordi, me alegro que te guste. Un abrazo grande

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s