Pesares del Corazón

No había salida,             ningún resquicio, no existía una puerta,              ningún vericueto, ninguna solapa             por la que se colara el aire. No había caricias,                        ningún detalle,  solo desierto,                        en la noche oscura. La basura                        mutilando las calles, la maleza                        entre la bruma y un sudor frío                        que se perlaba en pesares. Una mueca en la luna,Sigue leyendo «Pesares del Corazón»

El peregrino

No fue más el deseo de la llegada que el alivio de quitarse los zapatos por primera vez en cuatro días. La odisea se estaba reescribiendo por aquellos mundos perdidos, alejados de la conciencia y la cordura.  Bosques de razones me empujaron a zambullirme en aquella locura pero la realidad me abofeteó cruelmente para hacermeSigue leyendo «El peregrino»

A primera vista

Con mi alma de equipaje, árida suerte, bohemia de sueños rotos, que escudriña por los rincones, buscando nuevos días y luces, alguien nuevo, nuevos aires. Perdido, me encuentro buscándote; sediento, cruzo miradas vacías de viento y tierra; esperanzado, oteo horizontes difusos y orillas eternas de amaneceres inquietos. Camino por laderas desnudas, por pedregosos valles deSigue leyendo «A primera vista»

Silencios de Hospital

La vida es lo que te va ocurriendo mientras caminas. Unas veces el paisaje es agradable y otras desechas la idea de recrearte en él por lo árido de sus colinas. Así, los avatares del destino caprichoso hicieron que pasase la noche en el hospital para acompañar a mi madre, aquejada de una angina deSigue leyendo «Silencios de Hospital»

Jamás te fuiste

A Guillermina, con todo mi cariño Y te vi sin más, envuelta en tu eterna sonrisa, en ese instante que marca la razón, cuando el alma riela, cuando el alma desea.   Y allí estabas, espléndida, con los brazos abiertos, con el viento en las costuras, con la noche sumida en el sueño, con laSigue leyendo «Jamás te fuiste»

Señales Ignotas

No entiendo, no entiendo de sospechas, ni de indicios ni de contraseñas, los signos son ilegibles, la musas huyen despavoridas, y el vacío me acompaña, siempre con la misma señal ignota, siempre con la misma treta. No entiendo, tu verdad, aquellas palabras, la razón de tu mirada, el odio y la espuma, los pasos quebradosSigue leyendo «Señales Ignotas»

Decepcionado

Decepcionado  por esperar lo inesperado,  por confiar  cuando jamás debía haber confiado,  por tener que romper lazos  que antaño creía sagrados.  Sí, decepcionado,  tremendamente apático,  abstraído, acribillado,  dolido por el tiempo perdido  y muy cansado. Decepcionado por lo que no fue,  por lo que no pasó,  por lo que dejó de ser  y se marchó.  TantasSigue leyendo «Decepcionado»

Juegos de Cama

Sonrisas que resuenan en la habitación, volteretas imposibles y palabras imaginadas para lanzar la almohada por los aires ante el estrépito del metal chocando contra el frío suelo. Algún coche de juguete ha caído, víctima del enfrentamiento. Todo en derredor es entusiasmo pueril, abrazos por doquier y un pulso por parar el reloj impertinente. —¡Venga,Sigue leyendo «Juegos de Cama»

Cita a ciegas

Ya no aguantaba más. Aquel tipo le había dado la brasa toda la noche, riéndole todos sus comentarios, gestos y ademanes sarcásticos. No cogía las indirectas y no se daba por aludido. No, no aguantaba más y quería desembarazarse de aquella molesta compañía. Si no hablaba pronto, si se guardaba lo que sentía, pronto estallaríaSigue leyendo «Cita a ciegas»

Intenciones

Intenciones de amarte tengo, aunque sea otoño.   Intenciones de besarte tengo, aunque me duela.   Intención de mirarte tengo, aunque me quede ciego.   Intención de abrazarte tengo, aunque se quiebre mi alma.   Intención de sentirte tengo, aunque se detenga el tiempo.   Si fuera por intenciones, ya te fuera mirado, ya teSigue leyendo «Intenciones»

Llegas tarde

Llegas tarde. Ya no bastan las caricias ni las disculpas, ni los besos a destiempo ni las palabras calladas, cómplices de la tormenta. No, ya has llegado tarde, el perdón dejó de existir, ya se paró el tiempo en ese verso repetido, en esa escena patética, en ese rincón del miedo, para que la razónSigue leyendo «Llegas tarde»

Huellas en la Arena

No lo hagas, te lo suplico, rumor de espuma blanca, no borres su rastro, no toques su esencia. ¡Deja que mi alma las siga! ¡Deja que la mirada se pierda! No lo hagas, marea errante, no lo hagas, azul infinito, no borres la silueta, no roces su piel todavía, no deshagas con impaciencia, el senderoSigue leyendo «Huellas en la Arena»

Un Recuerdo de la Infancia

En el bazar de la calle angosta, entre pucheros de ceniza y albero, las razones miden la locura mientras se esconden las sombras por los recodos del sueño. Y son canciones de la memoria, pizarra de tiza indeleble, esquinas que traen pañuelos por doquier e infancia preñada de ilusiones. Y se reparten besos, marcados enSigue leyendo «Un Recuerdo de la Infancia»

No se admiten devoluciones

En aquel mostrador de intenciones, en la trastienda de las miradas furtivas, sin que me diera tiempo a digerirlo, ni olvidarlo, allí mismo, entre sacos de recuerdos y legumbres a granel; sin argucias, sin contemplaciones, sin vanas excusas ni vacilaciones, sonreíste por última vez, displicente y distraída, cerrando definitivamente la cuenta de nuestro amor. YSigue leyendo «No se admiten devoluciones»

Rosa de Nieve

Del rosal de tus ojos desojada y abatida, entre el barro consumida, la rosa viste de rojo. Pasión de sangre y antojo, por amar tan conmovida, la inspiración de su vida, que murió por un sonrojo. Pues la nieve quería verte, quedarse en el rosal plantada y sin el sol poder quererte. Solo anhela serSigue leyendo «Rosa de Nieve»

Y el corazón se hizo añicos

La música envolvía tenuemente el aire, con halos de esperanza y melancolía, el bullicio pintaba las calles y, sin embargo, únicamente llevaba la soledad por compañía. No había gentío en espera, ni murmullos atronados, ni pisadas en la acera, ni sollozos entrecortados, ni estridencias en las caderas… No, solo la apabullante presencia del eco silente,Sigue leyendo «Y el corazón se hizo añicos»

Alquimia

Solo es esencia, un sorbo intenso, luz, luna y tierra, que conjuga los elementos, los instantes del ayer, el elixir de tu pelo, aquellas gotas de lluvia, y la magia de tus dedos. Solo es materia, mortal necesidad, y la hiel de la mentira para crear el brebaje, el bálsamo perfecto, la pócima alquimista, queSigue leyendo «Alquimia»

Azahar

Agazapado espera el momento oportuno de la eclosión, de la belleza, de la emoción, de la dicha más pura y de la eterna ilusión por desprender pétalos al viento, cual roces de tiempo en el alma, nácar intenso en el pensamiento y un suspiro que se cuela por la ventana, sin tener el consentimiento YSigue leyendo «Azahar»

El Castillo

Entre la yedra, llorando lágrimas de tiempo y padrino de la piedra, se vislumbra ausente y portentoso, callando y silente, como no queriendo levantar sospechas de su pasado glorioso. Se esconde de las miradas indiscretas, herrumbroso, con la humedad lacerante que recorre su piel desnuda, de ecos y batallas, de otras épocas vividas y almenasSigue leyendo «El Castillo»

Enredados

Te escabulliste, un buen día, de improvisto, haciendo ruido, y marcando el terreno. Y te fuiste, sin escrúpulos, sin miramientos, solo el adiós compartido y un icono de ironía, en el muro de las lamentaciones. Y la razón de tu huida, de tu sutil misericordia, de tu palabra maldita, de tu historia fatídica y deSigue leyendo «Enredados»

Rumores

Es el susurro del viento el que trae tu nombre despacio, en el runrún inquieto que se mueve en el escenario, en el sonido errante de las musas sin espacio, en el cuento de la noche, en la caricia sin pecado, y en el cuchicheo sibilante que descansa en tu costado. Es el murmullo queSigue leyendo «Rumores»

Mi Momento de Gloria

Me esperaban con impaciencia, era mi tarde de gloria, con la que había soñado desde hacía años y no podía dejar nada al azar. Detalle tras detalle, sin olvidar mi perspicacia y mi encanto, fui hilvanando mi intervención para bordar las palabras y mi prestancia. El esfuerzo se veía recompensado con aquella invitación y noSigue leyendo «Mi Momento de Gloria»

Suspiros de Aguamarina

Con el rumor de las olas, cual caricias infinitas, tus manos sueñan desnudas, firmes al viento, sintiendo la arena escapar lentamente entre suspiros, arrullos y lamentos, por la playa de mis pesares, en aquel mar de mi sustento. Sigo tus huellas en la arena que me conducen, sin quererlo, a los confines de tu mirada,Sigue leyendo «Suspiros de Aguamarina»

Dudas

Dudas en tu ceño fruncido, en el azul de tu mirada, en el color de tus labios, en esa arruga descalza que deja huellas en mi alma. Dudas en la frente marchita, en las manos del tiempo, y en esa pluma dormida que va componiendo versos en el altar del ocaso, bajo el dintel deSigue leyendo «Dudas»

Amor Cotidiano

  ¡Cariño! Te llamo cariño y no sé si es suficiente, si te hiere al oírme, si te molesta en la calle. ¡Cariño! es tan fácil llamarte, sentir tu mirada, referirme a ti, sin querer o queriendo, no sé ya bien lo que digo. Y en la casa, por el pasillo, te llamo cariño ySigue leyendo «Amor Cotidiano»

Jugando en la Playa

Con mi alma en la maleta, bohemia de sueños rotos, escudriño por los rincones, buscando nuevos días y luces, alguien cercano y nuevos aires. Estoy perdido, y me encuentro buscándote. Estoy sendiento y cruzo miradas vacías de viento y tierra. Estoy esperanzado, Y oteo horizontes difusos de orillas eternas y amaneceres inquietos. Y por finSigue leyendo «Jugando en la Playa»

La Razón Herida

Una fugaz sacudida, una violenta tormenta que desata su ira de golpe, rasgando el velo de la cordura y pintando de sangre el respeto invisible. Calles desiertas, estertores de muertes en el ocaso del ayer y una madrugada impía en el gris de la vergüenza. Despiadado látigo que sacude la conciencia, restallando la sin razónSigue leyendo «La Razón Herida»

Reencuentros

El tiempo ha pasado inexorable, despiadado y meditabundo, gastando los minutos atesorados en el ábaco de nuestra vida; pero siempre hay segundas oportunidades, siempre hay segundos trenes en los que subirse y realizar un viaje inesperado, hacia un destino incierto pero, a la vez, apasionante y evocador. Cuando te vi aquella mañana en el mercado,Sigue leyendo «Reencuentros»

Atardecer en la Playa

En tu orilla apostado, con los pies sumergido en la espera, escudriñando tus entrañas, tu pasado, tu corriente traicionera. E intento descubrir los restos del naufragio, estoy atento a las huellas, pero tus aguas regresan sin rastro, en silencio, de soledad altanera. No hay respuesta posible, la espuma no me dice nada, las hojas enSigue leyendo «Atardecer en la Playa»

La Despedida

 Sin más, el tren se fue, despacio, sosegando el pasar de una vida bohemia. Y el chasquido de metal, sonó como portazo hueco, ¡ el tren ya se va! y agitando la mano, despido, quizás, alguna verdad, un refresco y una carta, aquella de la victoria, el as con el que gané la partida. PeroSigue leyendo «La Despedida»