Horas de invierno

Nieva afuera mientras dentro de la cafetería, todo es silencio. Aún puedo sentir el vaho en las manos de un café frío que antes estaba caliente. Sonrío un momento pensando en mi infancia, después contengo las lágrimas ante la intensidad amarga de mis propios recuerdos, atascados en mi garganta. Los pelos de punta y un escalofrío en la espalda, sé que todos están lejos y yo sigo aquí.

Sola.

Fumando o leyendo, sí, pasando el tiempo pero sola en un torrente de emociones que no puede controlar. Intentar manejarlas es un suicidio mental, así que me sumerjo aún más bajo la superficie del agua, congelada hasta no percibir los miembros agangrenados y el corazón podrido por haber estado demasiado tiempo herido. Respiro y aguanto el aire en mis pulmones hasta que no puedo soportarlo más, con las manos de un tono cobalto y las venas de mi piel a punto de estallar en mil pedazos.

La verdad es que me gusta tener a la muerte cerca de mí. Es la única compañía que me queda.

Sin embargo, los que nunca se han sentido solos no pueden comprenderlo y jamás lo harán hasta que llegue un día cualquiera en el que estén en una habitación llena de gente, repleta diría yo, y se queden solos, apartados en un rincón oscuro, sintiéndose muy lejos de todo aquello, de todos aquellos desconocidos que hacen tanto ruido comiendo, riendo… Gritando. Se sentirán abandonados y tristes en una multitud de personas, distantes y poco perceptivos, con una frialdad infinita instalada de forma indefinida en el lado izquierdo de su pecho y, después, en todo el cuerpo.

Sin recepción alguna de calor humano y contagiados por una miseria extrema, derramarán copos de nieve cada Navidad lamentando su desgracia, pero no habrá nadie para secarles las lágrimas de las mejillas y los párpados, ni miradas de pasión cruzadas. Solamente un vacío hondo y una soledad perenne en el ánima y la razón.

Pero ellos no lo entienden, ni lo harán, así que seguiré sola, como siempre lo he estado desde que llegó el invierno a mi vida, mirando el reloj de la pared ensangrentada mientras transcurren las horas… Y el tiempo entero.

Con frío, frío, frío… Mucho frío.

Por: Almudena Anés (España)

historiasdel98porunadel13.wordpress.com

Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s