Nos vemos en la próxima sonrisa

“Somos dos desconocidos que no buscaban enamorarse, es más huíamos de él, y ahora somos dos enamorados queriendo descubrir que es de nuevo el amor.”

A mediados de octubre ella ya había aprendido a vivir sin él, a vivir sin sus besos. Había aprendido que aunque lo deseara con todas las fuerzas y ganas del mundo, solamente, a miles de kilómetros, le quedaba ese ratito por Facetime para decírselo. Se había enamorado. Meses antes se había prometido que nunca más se volvería a enamorar y ahí estaba él con esa sonrisa que tantos besos le había robado. Y ahí estaba ella, con tantos miedos ocultos, luchando a contracorriente por amarle, pero cada día le salía un miedo nuevo y tenía miedo de que se acabara cansando de todo esto.

Se prometieron amor eterno, se prometieron una lista interminable de cosas que hacer para estar juntos, pero el día del reencuentro no llegaba y ella le necesitaba más que el agua para vivir. Los días pasaban, el estrés podía con ambos, las llamadas ininterrumpidas del principio dejaron de suceder, se fueron alejando, se fueron distanciando y ninguno de los dos tomaba la iniciativa. ¿Debía de poner fin a esto? ¿O luchar con todas sus ganas? Sin pensárselo 2 veces, cogió el coche y fue en busca de la única promesa que ambos compartían. Esa promesa que ambos cumplirían si su relación se enfriaba.

Llegó a Madrid sobre las 10 de la noche, sabía perfectamente donde estaría y ahí lo vio, sentado en el Retiro, en el mismo lugar donde la llevó la primera vez que fue a visitarle, en el mismo lugar donde se juraron amor eterno. El problema es que no estaba solo, estaba sentado al lado de una chica y la estaba abrazando y en ello, pudo ver su sonrisa a la luz de la luna. Él seguía siendo feliz, con otra, pero feliz. Parece que había tomado al pie de la letra lo que le dijo de que sería capaz de destruirse solo por verle feliz.

Estaba en el Retiro como de costumbre, sentado con mi amiga, en el mismo lugar donde le juré amor eterno a ella. Ese era el único trozo que me quedaba de ella, en aquella ciudad. En aquella ciudad que tanto amor nos había visto dar. Abracé a mi amiga, necesitaba que alguien me escuchara, que alguien entendiera por lo que estaba pasando. Mientras la abrazaba noté una presencia que nos observaba, giré la cabeza y vi una figura, esa figura me sonaba familiar y es que era difícil de olvidar las curvas por las que me había perdido tantas veces.

Lo vi feliz y eso pudo conmigo. Cada uno de los trozos que había reparado se desprendieron de golpe. Salí huyendo, corrí con todas las fuerzas que me quedaban, pero notaba que alguien se acercaba a mí, cada vez estaba más cerca, hasta que me agarró del brazo, con lo que tuve que parar en seco. Era él, estaba incluso más guapo que la última vez que le vi. No podía ser, no podía ser real lo que sentía por él, no podía ser que lo acabara de perder.

No me tienes que dar explicaciones, lo entiendo, hay muchos kilómetros en medio y mis cambios de humor no son ni para menos aguantables – quería llorar, pero ahora era cuando más fuerte tenía que ser. ¿Pero por qué me sonreía?

Cielo, solo es una amiga con la que he quedado para hablar, necesitaba hablar, te estaba perdiendo y no sabía lo que hacer y le pedía consejo. ¿Piensas que sería capaz de dejarte marchar así tan fácil? – esa sonrisa me mataba por dentro, pero sabía que era real lo que me decía – ¿Y por cierto que haces aquí?

¿Te acuerdas lo que nos dijimos cuando esto pasara? ¿Cuándo entre los dos reinara el frío? Que cogeríamos cualquier medio de transporte, una maleta y nos iríamos a donde fuese, simplemente tú y yo. Y eso he venido hacer, no soporto más la idea de que esto se acabe, de que te vaya a perder sin luchar. Y por eso estoy aquí, porque sin ti, no tiene sentido nada de lo que hago.

Por esa misma razón, te quiero y te querré.

Le besé, sus labios sabían igual de inocentes que el primer día.

Por: Edelsteine (España)

instagram.com/igecofer/


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s