Abuela

Reconozco no haberla valorado lo suficiente,

igual que reconozco haber sido poco audaz

y no haber apuntado al pie de la letra

sus recetas.

Reconozco no haberle dado todo el cariño,

toda la vida,

la que ella daba por nosotros.

Reconozco no haber sido la más sociable con ella,

por no haberle contado mi vida

como se la contaba a una amiga.

Y echo de menos

el oírla llorar,

reír,

leer bajo la lamparita,

dormir la siesta en el sillón,

acompañarme a pasear,

comprar,

vivir.

Echo de menos

verla

cocinar,

conversar,

respirar.

Echo de menos

poder girarme y que esté ella,

preguntarle,

hablarle.

Echo de menos,

como persona inmadura que no valora el tiempo

y que vive en la eternidad de los momentos.

Como si vivir no fuese efímero

o como si estar fuese una verdad.

Por: Noviembre Violeta (España)

noviembrevioleta.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. si tienes mucha razón, en un texto que escribí hace tiempo me quedo la frase, ahora uso todos los consejos, que antes no le daba el valor… gracias por compartir

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Gracias a Dios, a mi abuela Blanquita sí que la disfruté hasta el último de sus 95 lozanos años! ¡Y sus alegrías de conocer tres bisnietos!
    Fue como una compensación por todos los años que le faltaron vivir a mamá…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s