Musas de verano (erótico)

Armado de tableta, audífonos, cerveza en lata, silla de playa y sombrilla, me dispongo a esperar a mis musas de verano para que me inspiren mi próxima obra maestra. Los nombres de mis musas son: “Nalgas”, “Tetas” y “Sudor”, y siempre revolotean alrededor de mi vista dispuestas a traerme la siguiente trama que servirá como escueto hilo conductor en mi siguiente producción en video. Sí, soy director de películas pornográficas. Y sí, vengo a inspirarme a la playa, obviamente. Y en muchas ocasiones, a conseguir actrices, para ser sinceros.

Como aquella voluptuosa chica que se pasea con espectacular tanga dejando un mar de bocas abiertas tan grande como el que baña su escueto traje de elastano. O como aquellas dos muchachas que se untan la una a la otra bronceador, toda una fantasía visual… ¡La humedad ya está, solo faltan las caricias!

O tal vez, solo tal vez, como esta otra chica de más acá. Esta que se encuentra ensimismada escribiendo algo en su cuaderno. Sí, ¿por qué no? Bajo su atuendo de joven intelectual introvertida, bien podría haber una hembra fogosa dispuesta a las mayores locuras sexuales esperando a ser descubierta.

Me mira, la miro. Intercambio de sonrisas. Esto promete.

Me acerco con cuidado y comienzo la charla que me es habitual.

Con habilidad cambio el tema: poco a poco entramos en intimidades.

Luego ella sonreirá, cuando yo entre en materia se apenará un poco, dudará, y tras otra ronda de insistencias, aceptará luego de sacar algunas cuentas monetarias… ¡El mundo de la pornografía puede ser asqueroso, pero es un universo lleno de gustos, placeres y dinero sin fin!

Aún recuerdo las últimas palabras que ella me dijo antes de subir a mi ferrari y encaminarnos al penthouse que tengo frente al mar: “Estaba escribiendo para un concurso sobre las inspiraciones que traen las musas del verano, pero la verdad, creo que aunque gane, nunca obtendré una suma de efectivo tan generosa como la que tu me ofreces”, y echó a reír mientras peinaba su cabello dejando al descubierto uno de sus pezones erectos.

No sé cuál sea ese concurso, pero presiento que su cuento jamás será escrito por lo que jamás se inscribirá, así que no tiene opción alguna de ganar. Tal como este quizás…

Seleccionado para la Antología del Concurso de Relatos “Musas de verano” convocado por la Editorial Letras con arte (España).

Por: Alexandro Arana Ontiveros (México)

alexandroarana.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Prohibitiva provocación procaz…

    Le gusta a 1 persona

    1. Elegante exactitud erótica…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s