La sala de estudio

Conservo inmanente el recuerdo de haberte conocido en una biblioteca, mientras devorabas tu libro de Hemingway; ese que yo nunca pude terminar de leer. Te encontrabas abismado entre tus páginas, no levantabas la mirada para percatarte de cómo te observaba sin disimular demasiado. Pensé: <>.

Pero en un momento levantaste la cabeza e intercambiamos miradas, como si todo lo que nos rodeara se hubiese detenido y solo existieses vos con tu libro de Hemingway y yo con mi calculadora.

Salí de mi asiento para conseguir café de la máquina, un poco inquieta, cuando sentí una presencia varonil a mi lado. Eras vos, con tus cabellos castaños y esa mirada que hace unos minutos estaba sumergida en las líneas de una novela. Tomaste mi mano y me llevaste por los pasillos caminando veloz, riendo ambos, hasta llegar a la sala de ejemplares en reserva. Nos escabullimos por entre las estanterías, en la sección de literatura norteamericana y comenzamos a besarnos como dos extraños sedientos. Palpabas mis senos por encima de mi blusa, la que yo soñaba que desprendías, mientras apretaba mi entrepierna contra tu pene eréctil, y mis manos se escondían en tu camisa.

Cuando escuchamos unos pasos, nos salimos de la sala, esperando con cautela que nadie descubriera que casi hubo sexo junto a las obras completas de Emily Dickinson. Caminamos juntos por los pasillos desolados, intercambiando miradas, cómplices. Volvimos a la sala de estudio, vos con tu libro, yo con mi calculadora. Me acomodé la blusa desalineada con algo de rubor y no pude evitar una sonrisa mientras continuaba haciendo los ejercicios de matemática.

Por: Male Biangardi (Argentina)

porcelana-fina.blogspot.com.ar


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Trae recuerdos de amores de estudiantes.
    ¡Lindos tiempos aquellos!
    Todo se vivía con otra intensidad.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Bonita mezcla entre el erotismo y la literatura. Me ha encantado. Y sobre todo gracias por recordarme una palabra tan bella como “inmanente”
    Saludos

    Me gusta

  3. Pícaro y entrañable. Me ha hecho sonreir 🙂

    Me gusta

  4. Con razón el gusto por la lectura. 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s