Alexandro Arana Ontiveros (México) Cuentos/Relatos Escritores de Letras & Poesía Reflexiones

Elementos

Esa agua quería ser fuego: era lo que más deseaba.

Y tanto lo deseó, que osó lanzarse contra aquel montón de llamas iridiscentes: al instante sintió brotar un gran calor alrededor de toda ella. Pero al contrario, no transformó en flama, sino que hizo que todas las llamas se apagaran al unísono. Y mientras caía, apagaba más fuegos, y por ende, más de sus sueños por allí por donde pasaba. Siguió cayendo por terribles momentos hasta que alcanzó la tierra, la alimentó, se fundió con el sol, y finalmente se hizo planta y flor.

En la madrugada sintió el abrasador sol en su esplendor. Entonces lo entendió todo y agradeció poder sentir al fuego que da vida: el aire.

(98)%2Fmamenmonsoriu (10).png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s