Cuento de Primavera

La fiesta de Dionisos se desarrollaba en el corazón de la foresta. Ella había ido temerosa, había salido de su árbol, pues era sólo una joven ninfa del bosque, alguien sin experiencia en las celebraciones de la primavera, donde la diosa Maia brindaba fertilidad y prosperidad en copas de vinos con el dios de la embriagadez y su corte. Y mientras Pan tocaba su pequeño flautín, los faunos, selenos y sátiros con las ménades bailaban sin cesar.
Escondida tras un arbusto asomó su cabeza para ver el espectáculo, pues Maia derramaba de sus manos semillas que luego germinaban en la tierra fresca, una explosión de abundancia emergía de las plantas, que florecían y daban frutos al ritmo de los címbalos y tambores.
Sus ojos se posaron en él, era un sátiro de mediana edad, experimentado en las artes amatorias, y él le respondió devorándola con la mirada, la llamó con aquella voz que la hipnotizó por completo. Sin saber por qué, ella acudió hasta su presencia, liviana y excitada por la curiosidad de conocerlo, por saber qué era lo que bullía en las profundidades de su vientre que la atraía hacía él cómo las mariposas nocturnas por la luz.
Él tomó sus manos, y ese simple contacto hizo que su temperatura se elevara. Sin saber por qué, ella confiaba en él, sin saber, y sólo con el sentir, supo que ya se conocían, porque habían coincidido en otros mundos, en otros lugares de ensueños, con otros roles y otros cuerpos. Él la llevó a bailar y, con cada movimiento, con cada roce el fuego que en ella dormía como una simple ascua, comenzó a crecer de forma vertiginosa, a unos niveles que no pudo controlar.
Él supo a través de sus llameantes pupilas que ella estaba preparada para él, lista para amarla como nadie lo había hecho jamás, pues era un maestro en hacer feliz al sexo contrario, pues la satisfacción de sus amadas era la felicidad de él. Las caricias entre las brisa del atardecer, los primeros besos que parecían pequeños trinos de pájaros, fueron creciendo, hambrientos, como rapaces que vuelan sobre el cielo divisando su presa a lo lejos. Mordiscos, chasquidos sonoros de pasión, las lenguas enredadas como hiedra trepadora.
Ella sucumbió a su embrujo, y aquella tarde se convirtió en noche de pasiones desenfrenadas, de anhelos satisfechos, de lujuria de colores de un paisaje de marzo, que se derramaba por sus cuerpos fundidos en uno solo, unidos por el sexo voraz que los ataba y, a la vez, los liberaba de todo. Se amaron de tal forma… tan hermosa y extraordinaria, que una parte de ella quedó en él y una parte de él quedó en ella para toda la eternidad.

Por: Lola Sánchez (España)

lolasanchezmiespaciointerior.blogspot.com.es


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Guardar

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. José Carlos Mena dice:

    Me encantó. Saludos

    Me gusta

  2. olmo dice:

    Con tu permiso reblogueo, brutal. Me llamo mucha la atención la imagen de portada, soy muy de primavera, pero luego las letras me atraparon, seguiré de cerca a Lola Sánchez

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s