Amor herido (II y III)

II

Debí pintarte en mi recuerdo
como ola azul de crestas blancas,
así, como surgiste en mí,
como eras en mi pensamiento aquel instante.
Tu nombre late aún, despacio,
Imperceptible casi, porque fue volcán
que ruge, que dilata las piedras
con su sangre diluida.

Se apaga, poco a poco —y no lo sabes—
Porque el polvo cubre el rincón donde descansa,
y morirá, seguramente, un día
de indigencia y sed, de puro olvido.

III

No vengas ya, ya no te espero,
se ha callado el mirlo en lo alto de las ramas,
y han dejado los hombres de soñar nuestro futuro,
los versos se han deshecho en sus papeles
y la tinta azul se ha vuelto roja sangre.
Yo me he sentado al borde de la vida
y alguien dibuja palabras que me hieren,
siento el dolor del seco golpe
de un nombre en la conciencia.
No voy ya, ya no me esperes,
no estoy curado aún, aunque esté vivo
y oigo tu voz mintiéndome el amor que no has sentido.
No voy, ya no me esperes.

Por: Víctor Chamizo Sánchez (España)

rompamoslosgrilletes.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Guardar

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. vichamsan dice:

    Reblogueó esto en rompamoslosgrilletesy comentado:

    Mi última entrada en Letras & Poesía

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s