Domingo

Nuestros encuentros -siempre casuales-, vacilaban entre el juego y la realidad, y así estaban perfectos. Me acompañaba a casa por la mañana, después de un café con lo que nos encontráramos cerca, hablándome sobre el judaísmo, la música, o acerca del nombre y orden de las calles del barrio. Pequeños instantes de dicha.

Y fue así, que la esperanza de volver a coincidir se convertía de pronto en un quizás, cuando ya a solas, junto a esa gran avenida de árboles dorados, me invadía el domingo y sus sensaciones extrañas; la ficción de la semana estampada contra mi cara, y a modo de respuesta, una gran sonrisa de origami.

Por: Amorgenea (México)

instagram.com/amorgenea


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s