Emancipaciones

La emancipación de su abrazo arribó como desconocida sin ganas de entablar conversación, desmesurada al principio, reacia a lo inevitable. Inició cuestionando todas y cada una de las decisiones tomadas, y al oído me susurraba que no llegaría ese día en que yo podría voltear al lado contrario de la calle y sonreírle sin lamentarme.

La emancipación de su beso fue distinta; más bien indiferente a lo acontecido, pues sabía que desde tiempo atrás ya nada funcionaba, y me observaba tranquila mientras por las noches yo intentaba -simplemente- dormir.

Y como pasa con todo lo que existe, lentamente elegimos un sitio en donde descansar de los días difíciles. Volvemos a ocupar nuestro espacio ideal.

Hoy ambas me acompañan y me envuelven tan dulce y fuertemente, que la corriente de aire frío que entra al abrir la puerta no se siente igual. Hoy, el día es perfecto para ser y estar mejor.

Fotografía: Escultura “El beso”, de Tosia Malamud.

Por: Amorgenea (México)

instagram.com/amorgenea


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s