Ensayos Escritores de Letras & Poesía Opinión Oscar Gavilán (España) Reflexiones

Smilies

Que vivimos en un mundo de apariencias no es un secreto.

Os contaré algo que me ocurrió no hace mucho: salía yo de una tienda de ropa cuando, justo en aquel momento, entraba una hermosa joven, sola. Se la veía preocupada por algo, a juzgar por su gesto taciturno y serio. Hasta aquí todo normal. Lo realmente espeluznante fue cuando tomó su teléfono móvil y, de repente, su boca torcida hacia abajo por la, más que probable, pena que sentía se giró como por arte de magia hacia arriba y se abrió, mostrando unos dientes blancos y perfectos. Un instante después de inmortalizar esa falsa imagen, su cara volvió al estado inicial: gesto taciturno y serio. Quizás ese “selfie” haya tenido cientos de “likes” en alguna red social, donde un montón de “amigos” virtuales hayan pulsado el botón del “pulgar arriba” de forma automática, sin observar el contenido de la imagen, sin llegar a descubrir lo que los ojos de aquella muchacha, en realidad, transmitían.

preguntasTras aquella pavorosa escena, varias preguntas me asaltaron: ¿qué mecanismo psicológico llevó a aquella chica a compartir una fotografía que no reflejaba su, más que evidente, estado emocional?, ¿por qué personas desconocidas, quizás a miles de kilómetros de distancia, que jamás se verán las caras sin pantallas de por medio, dan su  aprobación a una imagen, más o menos llamativa estéticamente hablando, por el mero hecho de que la haya compartido un avatar determinado?, ¿cómo hemos llegado a actuar de esta manera tan, a mi juicio, absurda?

Quizás esté anclado en el pasado, quizás sea un “carca”. Lo admito. Pero sigo sin entender la razón de hacer ver a personas ajenas y distantes que, ni te van ni te vienen, una imagen de ti que no se adecua a tus sentimientos reales. Parece como si no fuese “cool” demostrar que somos seres que ríen y que a veces lloran y no pasa nada, que tenemos días en los que nos aparecen ojeras o que no nos hemos peinado como se suponía que deberíamos haberlo hecho y no pasa nada, que vestimos con ropa nueva o quizás un poco desgastada por el uso y no pasa nada, que estamos pletóricos o quizás deprimidos y no pasa nada. En definitiva, que somos humanos imperfectos…

y no pasa nada.


Claro, ahora lo entiendo. Lo más importante en la vida es mostrar nuestra felicidad a toda costa, como el emoticono de la carita sonriente que somos.

 

 

 

 

 

 

Para que el color blanco pueda distinguirse, ha de existir un contraste negro de fondo (OsKarTel).

Por: Óscar Gavilán (España)

about.me/OscarGavilan


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s