Amor

Como luz cálidamente sublime,

acoges y recoges deprisa,

las recónditas llagas torrenciales,

de la desfachatada pena desnuda,

que aglomera sosegadamente esta vida.

 

Pero dócilmente, con tu suntuosa ternura,

acaricias el purgatorio perenne,

de la apoteósica razón canalla,

que carcome ineludiblemente,

los pasos íntimos de la alegría.

 

Y, el gradual fruto de tu obra,

va subyugando la avalada euforia,

de esta desavenencia permanente,

para cimentar la inagotable lujuria,

que la impávida paz nos dona sempiternamente.

Por: Arianna Frencia (Italia/Eritrea)

ariannafrenciablog.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s