Desde el interior

Único favor al lector: imagina la presente historia donde más te plazca. En el pasado, hace miles de años, o en los dorados veintes, en la actualidad, o tal vez en el futuro, entre cyborgs y naves espaciales. Y es que eso no importa, pues esta historia es cíclica: se ha venido repitiendo desde que el hombres es hombre y subyuga a la mujer.

—Yo me encargo de la parte fácil y tú de la difícil. Ese es el trato. ¿Estás de acuerdo? —preguntó tajante su mujer con la autoridad que se puede tener a los quince años de edad.

—Supongo que quieres que yo me encargue de la huida, ¿verdad? —dijo a modo de respuesta aquel mozalbete de apenas dieciséis años.

—No, la huida es mi asunto. Pero en cuanto lleguemos a otro país, si es que llegamos vivos, tú cumplirás la parte más complicada.

—¿Más complicado que huir? ¡No puedo imaginar qué es más complicado que eso!

—Lo sabrás cuando lleguemos.… Si lo logramos.

Ambos habían nacido en la casta más baja, la de los esclavos. Contra toda recomendación  de familiares y amigos, se hicieron novios, se enamoraron y ella quedó embarazada. Y aunque todas las matronas coincidían en que su hijo sería un varón orgulloso, nació mujer. Craso error cuando perteneces a ese nivel. El futuro de aquella chiquilla se balanceaba entre la esclavitud y la prostitución. Por eso es que tenían que escapar. No había otro remedio. Aun a costa de sus vidas.

No los hartaré con lo terrible que resultó el escape de ese territorio pletórico de sinrazón.  Violencia, terror, humillación. El caso es que lo lograron.

Una mañana, sedientos, cansados y heridos, miraron con excesivo regocijo la frontera prometida mientras su hija lloraba de hambre y frío.

Ya establecidos en tierra extraña empero promisoria, sobre todo para su hija, la mujer habló con la severidad que se puede tener luego de una huida de tales dimensiones.

—He cumplido mi parte del trato. Ahora te toca la tuya: la más complicada… Si para asegurar la dignidad, la tranquilidad, el desarrollo, la igualdad y los derechos de nuestra hija fue necesario cambiar nuestro mundo exterior, ahora te toca a ti garantizar que todo eso suceda día con día. Y únicamente lo lograremos si estás dispuesto a cambiar tu mundo interior. ¿Estás de acuerdo?

El joven reflexionó que en verdad era una tarea titánica.

 

Elegido para representar a México en la Colección Biblioteca de Autores Latinoamericanos dentro de la categoría de Narrativa / Cuento; antología del I Certamen Mundial Excelencia Literaria de la editorial M.P. Literary Edition (Estados Unidos).

 

Por: Alexandro Arana Ontiveros (México)

alexandroarana.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s