Y el corazón se hizo añicos

La música envolvía tenuemente el aire, con halos de esperanza y melancolía, el bullicio pintaba las calles y, sin embargo, únicamente llevaba la soledad por compañía.

No había gentío en espera, ni murmullos atronados, ni pisadas en la acera, ni sollozos entrecortados, ni estridencias en las caderas… No, solo la apabullante presencia del eco silente, el recuerdo doloroso y una frugal copa en la barra de una taberna.

Y todo estalló por los aires, el corazón se hizo añicos en segundos, un adiós premeditado, un bofetón que cortaba las venas, un estruendo inmaculado que manchaba de melancolía los escaparates y un manantial de sangre que brotaba, impunemente, del costado. No, no había respuesta, ni se la esperaba.

Aquel epílogo del camino sonó como un portazo frío en una escena de cine negro, una escena rotunda y definitiva que marcaba la ausencia de sentido, de luz en las ventanas y colillas en los ceniceros.

Ya no escuchaba nada, pues nada había a su alrededor, mientras masticaba la hiel de su fracaso. No existía la gente, ni el vuelo de las palomas, ni el reclamo de las baratijas, ni las palabras de los buhoneros, ni el claxon de los impenitentes, ni las advertencias de los buhoneros, ni las miradas displicentes.

Nada, ya no escuchaba nada, pues todo acababa aquella noche infausta y oscura. Solo estaba él y el vacío, la tenue claridad de una sonrisa, la decepción más absoluta, la pérdida que lo empuja, la divagación infructuosa y el cemento de la ciudad que lo empuja hacia el abismo.

Y así ocurrió la despedida, sin pañuelo ni vagón. Fue un instante, una puñalada, una mísera excusa, una rúbrica de dolor, un golpe seco en la línea de flotación que rompió para siempre los hilos de su cordura.

                                                  (26)

Publicado por José Carlos Mena

Soy Licenciado en Derecho que, a lo largo de mi trayectoria profesional, he trabajado varios años en banca y he ejercido de Procurador de los tribunales. También he trabajado 10 años como Orientador Profesional. Experto en el empleo 2.0 y motivación, soy blogger, formador, conferenciante, articulista en varios portales de orientación y empleo, además de locutor de radio. En la actualidad trabajo en la Junta de Andalucía. Mi Blog “Sonrisas en el Camino” es un espacio de motivación, empatía, recursos para el empleo, formación y networking. Y sobre todo SONRISAS. Aquí he fraguado mi libro “Entusiasmo, La receta” Soy autor del libro "Piedras en el Camino" de Vital Editores

6 comentarios sobre “Y el corazón se hizo añicos

    1. Así es. Nos parece que todo se acaba, que no hay más alla. Pero la tormenta pasa y las nubes se disipan. El sol siempre vuelve a salir. Pero esos duros momentos… son duros. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: