Amorgenea (México) Cuentos/Relatos Escritores de Letras & Poesía

Menos

Una luz se enciende, otra se apaga. Nacimiento y una muerte.

Nadie está exento de caer en la mirada del ser devorador de almas, que tejido a tejido, hambriento y desquiciado, ama por amar.

Si me preguntan a mí, nadie me enseñó a mentir. Pero todos aprendemos en algún momento.

Siempre buenos días y el calor desértico. Lo piensas, y duele; duele, vuelve a doler. Ya mejor no toques esa llaga, deja que se seque.

¿Dónde quedaron los dos cuerpos lejanos, húmedos y sensibles?

Farsa, fetiche, fantasía. ¿Otra palabra con efe? Falsedad.

Aprendimos a mentirnos, y lo único que quedó en la esquina es ese jarrón. Lo interrumpí por última vez. “No, yo entiendo. Te juro que lo entiendo. Ya no vamos a vernos nunca más.”

Comprenderlo hace que duela menos. Cambiar de código postal, también.

 

(28)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.