Cuesta, pero hay que hacerlo

Cuesta, pero hay que hacerlo.

 

No acabar

sin haber

crecido un poco,

sin haber

alimentado

el deseo.

 

Cuesta, pero hay que hacerlo.

 

Expresar lo que,

en sí mismo,

es derecho.

Aceptar

y rechazar

el desaliento.

 

Cuesta, pero hay que hacerlo.

 

Saborear aquello

que es vida,

que es brisa

y, a la vez,

la más postrera

osadía.

 

Cuesta, pero hay que hacerlo.

 

No arrodillarnos

ante la angustia

que marca

nuestra historia,

aquello que, al final,

nos derriba.

 

Cuesta, pero hay que hacerlo.

 

No callarnos,

ni asumir

el silencio.

No resignarnos

a simplemente

transitar

nuestro infierno.

 

Cuesta, pero hay que hacerlo.

 

No renunciar

a la libertad

de nuestros sueños.

No conformarse

con un camino

desierto.

 

Yo solo quiero

abrazar el miedo

de vivir…

 

Yo solo espero

enfrentarme al orgullo

de vivir…

 

Poema que forma parte del libro «Tú, yo y el mundo».

Publicado por carlosveraletras

Escritor como necesidad catártica, profesor por convicción y padre. Solo hay algo que le define: la necesidad de compartir. Miembro del colectivo de literatura independiente Letras&Poesía y colaborador en Trinchera Cultural. Autor de la novela La memoria de las margaritas; también de los poemarios Trazas de vida, Tú, yo y el mundo, Realismos de Luna Sucia y del cuento infantil ¡Me encanta mi familia! Colaborador en las antologías Tren sin parada y No podrán detener la primavera.

5 comentarios sobre “Cuesta, pero hay que hacerlo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: