Escritores de Letras & Poesía Reflexiones Verácida (España)

Jaula mental

El mundo es un lugar complejo y hostil, habitar en él es como transitar por un campo de batalla que está en tregua; puedes caminar, sí, pero nunca sabes cuándo vas a ser el nuevo objetivo.

Es en este campo de batalla donde aprendes que ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos. Es el lugar donde comprendes que hay tantas historias como realidades es capaz de vivir una persona; es por ello que si quieres sobrevivir en este inhóspito mundo debes aprender a leer o escuchar la intrahistoria de cada cual para poder seguir en pie en la batalla.

En todo terreno hostia es inevitable que con el pasar del tiempo surjan alianzas. Algunas de material débil como el estaño y otras más solidas como el acero. Es martillazo a martillazo, sarcasmo a sarcasmo, hostia de realidad a hostia de realidad que las personas o soldados forjan su carácter a base de superar conjuras y tracciones.

Es una travesía en la que debes asumir que desde el primer momento estás solo, no debes de esperar compañía porque el miedo a la soledad hace que te pierdas en el camino. Habrán imaginado que transitar en este mundo sin perderte a ti mismo no es sencillo. Pero… ¿Qué ocurre cuando decides perderte a ti mismo, siendo consciente de las consecuencias de tu decisión?

Te vuelves adicto al dolor, se convierte en un estímulo de vida. Es el motor de todo, necesitas autodiluirte, inducirte el coma y en el último segundo aferrarte a la vida. Es una quimera, un dulce delirio que te hipnotiza y del que no quieres escapar. Todo lo contrario, quieres meterte hasta el fondo y más allá.

¿Qué hacer cuando el autocontrol se escapa a borbotones por tus venas? ¿Si decides ser cuchillo y herida? Cuchillo y herida… A final de cuentas, todo soldado siempre tiene un arma preferida.

A final del día, todos tenemos una manera de fustigarnos. Hay quienes lo hacen a jornada completa, parcial o el minuto antes de irse a dormir, pero no hay nadie que escape de la quimera del dolor.

¿En qué clase de mundo vivimos, que necesitamos el dolor para sentirnos vivos y no la felicidad? ¿No nos damos cuenta que por querer hacerlo bien lo estamos haciendo peor?

Todos tenemos un monstruo encerrado en nuestra jaula mental, al cual no siempre nos atrevemos a mirar a la cara, pero ahí está… Siendo nuestro lastre, nuestro mayor enemigo. ¿Cuándo nos daremos cuenta de que la verdadera guerra es con nosotros mismos? ¿Para cuándo dejar de volcar nuestra frustración con otros y empezar a aceptarnos?

Realmente, es tan sencillo fallarte a ti mismo, vivir del fracaso, abrazar al fracaso que dudo mucho que viva para conocer a una persona verdaderamente libre en este mundo lleno de soldados.

(27).png

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: