Cuentos/Relatos Escritores de Letras & Poesía Javier S. Bernal (España)

Razonamiento

El segundo mensaje parecía, en apariencia, más complicado que el primero, pero, en realidad, gozaba de una secuencia muy sencilla. De nuevo, se trataba de una secuencia por sustitución, con algunas de las letras del alfabeto eludidas.

—¡Lo tengo! —exclamé, victorioso.

Escudriñé fijamente la pared donde, en la ocasión anterior, había aparecido el teclado, esperando a superar la segunda partida de este juego cuyas reglas estaba descubriendo a medida que participaba. No aprecié ningún cambio en el habitáculo, así que esperé.

La voz metálica volvió a escena pasados unos minutos y espetó, escueta.

—Para superar la siguiente prueba, recita la respuesta en tres lenguas europeas diferentes al español.

—Estupendo —pensé—. Ahora este cacharro se cree que soy polígloto…

Conforme pasaban las horas comprendía que, si quería volver a ver a Natalia con vida, no me quedaba otra salida que plegarme a las exigencias de la máquina. Súbitamente, comencé a sentir un tremendo cosquilleo en las plantas de los pies que ascendía, rítmicamente, hacia mis extremidades superiores y el resto de mi cuerpo. Una súbita pesadez me abotargó la mente y me arrastró a un profundo sueño.

No pude precisar cuánto tiempo había transcurrido cuando un estruendoso ruido de sirena me despertó. De nuevo, la voz metálica se pronunció.

—Segundo aviso. Para superar la siguiente prueba, recita la respuesta en tres lenguas europeas diferentes al español.

Tenía que recuperar el control. En ese preciso instante, recordé alguno de los cursos de formación docente que había recibido cuando comencé a impartir clases en la Universidad. Uno de ellos, sobre técnicas de gestión de emociones y mecanismos de actuación en circunstancias adversas, nos enseñó a saber actuar en contextos en los que uno no tiene el control. Aquel era uno de esos momentos y, sin embargo, comenzaba a sentirme tan perdido que temía haber perdido toda capacidad de respuesta.

Traté de zafarme de aquellos pensamientos y concentrarme en ser resolutivo. La voz distorsionada me había dado un segundo aviso y no sabía de cuántos más disponía, así que, deseando que mis conocimientos de idiomas fueran suficientes, recité:

Das ist der Schlüssel:

Follow the rules. Overtake the riddles: live.

Permanecer rebelde: morrer.

Una luz verde, cegadora, iluminó mi alrededor. Pasados unos instantes, la calma volvió al lugar y una inexplicable sensación de placer recorrió todo mi cuerpo. ¿Qué era lo que estaba pasando en aquella habitación? Cuando parecía que estaba acostumbrándome a aquel bienestar, de nuevo la voz distorsionada.

—Si quieres volver a reunirte con tu amiga; si quieres mantenerte con vida, averigua quién y por qué te ha encerrado aquí. Mira hacia el techo: ahí veras una caja hermética que contiene bombonas de un gas venenoso que, de liberarse al aire, te mataría en menos de una hora. Dispones de 30 minutos para responder, este temporizador te ayudará a no despistarte.

30:00 bip bip, 29:59 bip bip, 29:58 bip bip… Mi vida estaba en juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: