Escritores de Letras & Poesía Géneros La escritora cotilla (España) Poesía en Verso

La cueva

Voces vienen y van,
las voces y los coches
llenan la ciudad.
Sufres, sigues ahí,
algo te detiene
y tienes que salir.
Antes de deambular
con la continua necesidad
de hallar algo
ni siquiera existía
la angustiosa realidad
de tu ser amargo.
Entonces abandonaste
la cueva
para sumarte
a una ciudad nueva,
al enjambre de zánganos
siendo oveja obrera.
Dime qué te ata,
una cuerda invisible que
no ves, no cortas
y tú arrastras la cadencia
de una triste derrota.
No vas a más
sin ir a menos
estatua de carne y sangre
desprovista de sueños;
a la marea de sinrazones
que componen tu tiempo
que ni entiendes ni compartes,
a la religión de lo nuevo,
lo inmediato, el yo lo tengo,
credo de apariencias, falsedades,
todo es miedo.
Pero las voces vienen y van
luces, voces, coches
llenan la ciudad,
sufres, sigues ahí,
nada te retiene
tienes que salir.

Anuncios

6 comentarios

  1. Muy buena entrada! A veces son solo las circunstancias…pero otras es el juego que cada uno quiere jugar o el lugar donde quiere estar. Es solo la elección que tienes en tus manos y esta en ti, elegir donde supones que te sentirás y encontraras lo mejor de ti. No son los otros, eres tu quien debe saber quien eres. Un cálido saludo.

    Le gusta a 2 personas

  2. ”Dime qué te ata, una cuerda invisible que no ves, no cortas” – Ataduras que no vemos cuando no las cortamos: nada nos detiene y sin embargo nos atamos. ”Estatua de carne y de sangre desprovista de sueños” – sin hueso donde sostenerse, o dicho de otro modo, sin sueño propio que la sostenga así misma como completa cobra vida… La vida es sueño y esperamos despertar en un sueño cumplido: vacíos por cumplir con la vida, atados al deseo, que no nos cumple sino que nos ata a cumplir con la vida, sin respeto por nosotros mismos así como por la vida, pues la misma atamos con crueldad, sin piedad, cuando no nos debe nada si somos nosotros quienes sí mucho le debemos tras rechazarla una y otra vez con total libertad; nada nos detiene y jugamos con alevosía y premeditación pero no con ventaja, en absoluto, la vida es plena, es sabia, y nosotros estamos vacíos. La vida no es un deporte que se mira, pero hay que jugar limpio. Somos capaces, no temamos a dar lo mejor de nosotros mismos. PD. Felicidades a la autora.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.