Belén Vieyra Calderoni (España) Escritores de Letras & Poesía Reflexiones

El verdadero viaje

Saint-Exupéry me enseñó que las personas estamos hechas para regresar, para volver allí donde creímos estar alguna vez. La vuelta era nuestra jugada maestra para sentirse seguros, invencibles. Era nuestro as en la manga, la sucesión a la victoria eterna, al imaginario de las fantasías. Era la puerta con un rostro pintado y una madera esculpida a deseos, que se mantenía abierta a la espera de que alguien se atreviera a pasar el umbral.

Con Saint-Exupéry entendí que el camino depara incontables destinos, que nunca podemos predecir completamente, que pilotar aviones y navegar barcos es una cuestión de soñadores, una vocación de suicidas contra la inmensidad. Y que el combate es inherente a los guerreros, que a los muertos siempre se les recuerda, pero, ¿quién? ¿Quién se acuerda de los vivos? De aquellos desvalidos al destino, de los incansables de la derrota. ¿Quién? ¿Quién? ¿Quién?

Saint-Exupéry hizo que un elefante fuese un sombrero, y viceversa. También hizo que la luna amparase a un principito, y no, no era casualidad. Por mi parte, confié, y los baobabs nacieron en mi jardín, parecía que el rehén era yo en medio de la libertad; no sabía que hacer ante el bosque, se escuchaban susurros, se sentía la vida, sus palabras eran recitadas:

«No eran hijos pródigos. Eran hijos sin casa a donde volver. Entonces comienza el verdadero viaje, el viaje fuera de uno mismo»

Esta vez, no había carta milagrosa para un preso, ni nadie esperaba en un caserío de la Pampa húmeda, Saint-Exupéry estaba ahí, en el umbral de la puerta, con las llaves de su avioneta, con los versos de un poeta, y con la mirada necia de quien conoce el mundo y sólo quiere volver a casa.

Anuncios

2 comentarios

  1. “mirada necia de quien conoce el mundo” !?…. por qué necia?

    Si se me permite, y sin ánimo de llevar la contraria,… me suena… desordenado… contradictorio,.. lo mismo soy yo.

    y para mí, los caminos no es que no los podamos predecir completamente, es más bien que no podemos predecirlos en absoluto… no hay una “lógica” lógica detrás de los hechos que nos suceden si se ven con ojos de un niño, siempre nuevos y “raros” (los hechos, no los niños, aunque tmb… jajaja), que como adultos nos empeñamos en categorizar como prejuicio en vez de “dejarles hablar”. Mirar a la vez al cielo y al camino. Dificil, muy dificil.

    tiene encanto el breve texto, precisamente por ese “sentimiento” que me despierta… ¡Gracias!

    Le gusta a 2 personas

  2. Necia,….mirada,…de aquellos que se aferran a este mundo esperando aquello que no puede ser. De ahí el deseo de volver allí de donde somos,…de volver a casa. ¿Quién se acuerda de los vivos? ¿Quién…? Regresa a casa.
    Muere a este mundo. Renace, vuelve a casa. Allí donde los poetas no necesitan explicar los poemas.
    Como siempre,….colosal Belén.
    Como siempre,….marcándonos el camino de regreso…. a nosotros mismos…!!

    Gracias..!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.