Autores Cuento Laura Baralt (República Dominicana)

No te imaginas

No te imaginas lo que cuesta perderme en la mirada de alguien más, porque sé que no tengo otro remedio. Buscar en otras pupilas la chispa de alegría que había en las tuyas y no encontrar más que un hueco vacío que se come mis ilusiones como el mejor manjar, enfrentándome a la realidad inaudita de tu ausencia.

No entenderías el asco que me produce pensar siquiera en besar otros labios, simplemente me repugna. El estómago se me vuelve ácido si una sonrisa ajena, pícara e insinuante, se acerca hacia mí pidiendo esa atención efímera y desgastante que se relaciona solo a la pasión salvaje.

Y no lo digo para convencerte, pues estoy seguro que no puedes escucharme… ¿Puedes siquiera verme desde donde estás?¿Puedes observar mi miseria, el insomnio, la melancolía?

Veo mi reflejo en el espejo empañado, mensajero de la edad, recordándome las horas que he pasado en soledad, los días que he perdido, el luto eterno que no ha sanado desde ese día que la tierra cubrió tu cuerpo de ninfa y te fuiste al etéreo mundo del más allá.

Porque, aunque sea una necesidad humana y me llegue más de una vez a la cabeza el hecho de que tengo que olvidarte, se me hace imposible cederle el lado izquierdo de mi cama a cualquier masa muscular que no sea la tuya.

Han pasado ya cinco años desde aquel fatídico día en que te encontré en nuestra sala. Parecías dormida, tan angelical como siempre, tu rostro tenía una pequeña mueca de felicidad, de alivio, y no fue hasta que me acerqué a tocar tus manos frías que comprendí que me habías dejado a mis anchas, sin pedir mi opinión, sin siquiera imaginar que mi mundo eras y serás siempre tú.

A %d blogueros les gusta esto: