Cuento Oliver P. Rohand (Venezuela)

Scherzo, colpa: Parlami tra gli occhi

Un estruendo suena en la distancia mientras camino bajo una sombra en blanco y negro. Suavemente cambia, contorsionándose hacia una inaudible marcha. Una dulce melodía. Simple, como ha de ser; curiosa, lo que le encanta ser; e imperante, ¿a su pesar? 

Una esquelética mano le aniquilaba a cada centímetro que recorría con una falsa sonrisa impregnada de amargura, motivada por la orden a parar. Un gran rebelde o un dictador, solo el monocromático decide; que me perdone.

Perdóname por no darle fin, por disfrutar de tus gritos, a los que ataco con mayor entusiasmo.

Si tan solo…

-¡Imbécil!

Ya recuerdo porque nunca compré un auto.

-¡¿Ser un idiota viene con la licencia o el modelo?! ¡Subnormal!

Quizá deba aprender a correr más rápido antes de volver a pasar mis llaves por el capó de un Ferrari, pero por ahora lo vale. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: