Kabur (Argentina) Poesía

La última caída

Aún tenía el puñal,
a medio hundir,
en la última caída.
El mango orientado a tu mano,
y tu mano
endurecidamente vacía.

El piso lejos,
y nosotros suspendidos.
En un estuche metálico
que colgaba de un cordel,
como una presa arácnida.
En un ataúd plateado juntos,
pero aislados.

Como día y noche;
como agua y fuego;
como araña y mosca;
como araña y cuervo;
como vida y muerte;
como vos y yo.

Nueve veces
la sombra devoró la luz,
en franjas horizontales,
como una cebra
que piafa desafiante.
Nueve veces me miraste,
y lo omití.

La última caída,
la que daña sin impacto,
siempre es la más lenta,
la más dolorosa.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: