Kabur (Argentina) Poesía

La alabarda

Ante mi inminente condena
pregunto ¿Qué es la alabarda?

No es más que un objeto,
a veces inanimado, a veces
febril. Es una empuñadura,
un mango y la hoja de acero.

Tal vez una espiga metálica;
quizás el vértigo en el cuello,
el sudor frío rozando la frente;
o sólo un relámpago sin lluvia.

Es una sentencia de muerte
en la amarillez de la piel;
una llamarada instantánea
sin hambre, fuego ni follaje.

Una alabarda es un éxodo
de vapor, de pulso y de voz
tras un gemido sin eco
entre miradas paralizadas.

La alabarda es un predador,
obsesionado por su presa.
Es una mandíbula única,
que muerde contra el piso.

¿Sentirá la alabarda decidida,
la ley marcial que pregona;
la justicia impuesta que la guía;
o el calor sanguíneo en su filo?

Vos tan alabarda, yo tan reo.
En el silencio rojo del mundo,
cerraré mis ojos escarchados
esperando la pena de tu bisel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: