Kabur (Argentina) Poesía

Cítricos

Tu voz es a mis oídos,
lo que la abeja libadora para el azahar.

Y llega luego, la independencia
gravitatoria, del árbol con su fruto maduro;
que se revienta contra el suelo
o contra una daga, encima de una mesa.

Del color del fuego, es el cadáver
que yace, semi esférico, delante del tronco.
Del color del fuego, es también,
mi mirada cuando te observa y tiembla.

Naranjos y afines, paren frutas en la primavera
y algunas de ellas, me recuerdan a vos.
Como la frescura del pomelo en tu sonrisa, o
el limón perfumado habitando tu piel, tu pelo.
En la mandarina encuentro, en ocasiones,
lo dulce del árbol previo, lo plácido de tu abrazo.

¿Cuántos cítricos decidieron sacrificarse
ante la guadaña y el vaso para morir en tu boca?

Si fuese tan fácil alcanzarte, niña;
también aceptaría ese destino, sobre algún mantel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: