Zorrinos

Los miedos son zorrinos bramando desconsolados;
y tanto miedo y zorrino, son por demás impredecibles.

Hubo una tarde, que bruscamente apareció un zorrino;
y estaba su cola erguida como un soldado azabache
y estaba también la línea de nieve rodeando su espalda,
y por supuesto estaba yo, por demás trémulo.

Aún recuerdo, que del llanto del zorrino
brotaban apiñadas y en tajos las cebollas.

Cada vez que pienso en los miedos, pienso en vos.

O en tu lucha, cotidiana e incansable,
que parece un faro con la llama sosegada.

Si me preguntas por los sueños, estan ahí.
Aunque sean esquivos y no salgan de sus madrigueras;
aunque demoren en visitarnos y le teman a la lluvia.
Si me preguntas por tus sueños, los vas a abrazar.

El viento persiste en castigar aquel árbol, lo zarandea.
Y no por eso dejará de florecer al asomarse Agosto.

Quizá, entendiendo a los miedos y a los sueños
como algún animal escurridizo, como otro constante;
podamos alcanzar sus lomos y regalarles una caricia.

Publicado por Kaburrrrrr

El pájaro que canta sobre el techo, sobre la armadura de pulidas tejas; con el pico embarrado y las alas empapadas de cielo; se parece a mí, cuando te busco por las mañanas.

2 comentarios sobre “Zorrinos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: