Al gran señor poeta

El verso, a fin de cuentas, abalorio,
y el poema, la pieza que resulta,
jamás comprenderán la gracia oculta
que usamos todo el mundo en accesorio.

El error de creernos grandes sabios,
nosotros los poetas, pobres niños;
apenas y rozamos tres cariños,
vivimos rezando por unos labios.

Nunca entenderemos de poesía,
la escribimos, oficio del poeta;
la pensamos como entidad sombría

y dictamos la ley de su silueta.
Preguntan dónde está, «en la lejanía»
¿Y cómo dicen que es? «Es tan secreta».

Publicado por Oscar Molina

Adolescente. Leo y más o menos escribo. Me gusta el té simple, la noche estrellada y el amor imposible; creo que el azul es el estado natural de las cosas y me aferro a la poesía como instrumento de cambio.

2 comentarios sobre “Al gran señor poeta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: