Un mal poema

Escribo un poema sobre las cosas que no me gustan,sobre el odio, el rencor,la muerte,la tristeza prolongada y los anuncios de Youtube.Un poema que hable y que sus primeras palabras seanamor y revolución.Que grite, llore, demuestre que está vivo y se aferre a la vida,que resucite cuando deba ser resucitadoy que haga apología del tiempoSigue leyendo «Un mal poema»

El cuerpo de un dictador

Nos vino desde Europay desde el Sur más profundopresentándose como la más novedosade todas las costumbres. Americanos.Norteños.Liberales.Los habitantes de la cordilleray el lagonos rehusamos(muy ligeramente)a que una sola personaquisiera dirigirnos,más aúnsi ésta no era Dios,o el Buen Sam,o el cuerpo que sostiene la Mano Invisible. Hicimos protestasy otros actos simbólicos,y firmamos el cielo con floresSigue leyendo «El cuerpo de un dictador»

Al gran señor poeta

El verso, a fin de cuentas, abalorio,y el poema, la pieza que resulta,jamás comprenderán la gracia ocultaque usamos todo el mundo en accesorio. El error de creernos grandes sabios,nosotros los poetas, pobres niños;apenas y rozamos tres cariños,vivimos rezando por unos labios. Nunca entenderemos de poesía,la escribimos, oficio del poeta;la pensamos como entidad sombría y dictamosSigue leyendo «Al gran señor poeta»

Exilio y prolongaciones

Me he exiliado en esta patria mía,este pedazo de concreto y flores,por motivos de amor y desamores,y por dolor y por melancolía. Estoy aquí, ascético y sin suerte,lleno de expectación y pobres dudas,sintiéndome el peor Judas de los Judasy sin motivación para la muerte. No hay ni visitas ni visitadores,ni el viento corre y niSigue leyendo «Exilio y prolongaciones»

Un largo epitafio

Para el hombre que dejamos morir. A modo de disculpa. En esta tumba suntuosade piedra fría y grisácea,yace el niño dormidoque siempre fue un niño muerto. Nacido en abril o marzo,a calendas o a finales,lo cierto es que a nadie importala verdad del niño muerto. Intentó vivir (lo hizo)como esos pobres normales,y duró así variosSigue leyendo «Un largo epitafio»

Respuesta al qué haces

Aquí frente a las Nadas,mirando la pared que separa mi pieza del mundo,encerrando mi conciencia,dialogando con el gato o la gárgola de la ventana. Aquí, existiendo sin saber qué es lo que implica,matando el tiempo que ciertamente no me sobra,inventando oraciones,leyendo a Esquilo,fingiendo que sé quienes son Bruguera y su hermano. Aquí, vigilando los escasosSigue leyendo «Respuesta al qué haces»

Siempre llueve

Afuera lluevey aquí dentro también llueve. Hace unas horas no llovía,y el cielo solo estaba gris y sordo.Las nubes se hermanabanen una gigantesca nube solitaria,que luego de darse cuenta que no tenía a nadiey nada,se puso a llorar. Cayó sobre mí y sobre este techo.Observé por la ventanay miré al cielo:retrato de tristeza algodonado.Resbalaban porSigue leyendo «Siempre llueve»

Elegía a Edith

Ya te has marchado, estrella pasajera,hoy tu nombre se hace eco y te adormece,y mientras tanto la leyenda crece:«murió una gentilísima guerrera». Lloran el viento, el mar y la maderapor la ida de la luz que nos padece,y el recuerdo amoroso que estremecea mi pecho y a mi corazón de fiera. Que triste es recordarteSigue leyendo «Elegía a Edith»

Jane

«A veces es más necesario un poema cursi que un poema triste».Luis Fernando Rangel Flores, Poemas para un Lugar Común. Llevo años buscando en anticuarios,en sótanos,en bóvedas en ruinauna mínima señal de tu presencia. Se me escapan de los ojostu figura y tus hazañas,y nadie habla de las reuniones fortuitaso de los escándalos de medianoche.Sigue leyendo «Jane»

Carta de recomendación

Es un buen muchacho,algo triste, sí,algo loco.Un poco soñador,pero trabaja.Poeta (no mucho, solo a diario).Casi no llora,casi no se queja,casi no come y, cuando sí,lo hace de la palma, calladito.Es limpioy más o menos gracioso;lector, pero se las arregla.Gusta de cantary aunque no afina,compone muy bonitas letras. Joven o viejo según se requiera.Conversao no conversa.LeSigue leyendo «Carta de recomendación»

Instrucciones para ignorar los mensajes

Para ignorar los mensajes uno debe, antes que nada, tener gente que le escriba, además de ser bueno ignorando en otras áreas y, específicamente, ignorando emociones. Al principio resulta complicado, pero luego de un tiempo solo se vuelve difícil. El ignorador (o ignorante, ignoro cual sea la forma adecuada de llamarle) es un experto enSigue leyendo «Instrucciones para ignorar los mensajes»

Esto no es un poema, pero léase en voz alta

A ti, la poca certeza que aún me habita. Oye, siempre escribo mis poemaspensando en tiy en tus tiempos,en que si empiezo ahora mismotardaré diecisiete minutos exactosen terminar,dos días en convencermede que no es total basura,una hora corrigiendoy dos horas decidiendoque revista de internetpuede querer publicarme.A partir de ahí pasa un meshasta que el poemaSigue leyendo «Esto no es un poema, pero léase en voz alta»

Soledades

En esta soledad horrible y fría que cargo desde que murieron todos, en esta soledad hecha a mis modos, en esta soledad que se hace mía. En esta soledad de pobre artista, en esta soledad que no he pintado y se hizo sola en mi papel rasgado, en esta soledad que me conquista. En estaSigue leyendo «Soledades»

Letanías adolescentes

¿Tienes novio, dulce ilusión humana,linda princesa juvenil y bella,resplandeciente y cariñosa estrella,exquisita preciosidad romana? ¿Tienes novio, finísima figura,imagen hechicera y seductora,purísima mujer torturadora,viento del este que nos trae frescura? ¿Tienes novio, aparición de diosa,pintura virginal y femenina,otrora sabia majestad delfina,existencia querida y luminosa? ¿Tienes novio, metáfora perfecta,esperada y muy justa primavera,sonrisa amable que me regenera,muchachaSigue leyendo «Letanías adolescentes»

Casandra y los ojos

Tú y tus ojos son mi estrecho paraíso,tu pecho mi paísy tus piernas mis cadenas. Hace mucho(doce, quince, nueve ayeres)yo era joven y concreto,mi tiempo no se perdía en poemaso en poesía,mucho menos en tus labiosque eran un regio fantasma. Vivía(vivía),al pie de una ventana y a la sombra de un sueño,y la lluvia meSigue leyendo «Casandra y los ojos»

Plegaria

Dios me libre de tu risa, compañera,de tu profunda tristeza hecha pedazos,de tu concurso de miradas al vacío.De ti, de toda tique Dios me libre;de esta certeza de saber que estás con otro,del dolor poderoso de tu cielo,del azul pasajero de tus ojos. Dios me libre, compañera, Dios me libre,del paisaje rosado de tus tumbas,deSigue leyendo «Plegaria»

Qué hacer contigo

Si tú me dices oye,yo lo haré con los ojos y oídos.Si tú me dices calla,mi boca se hará silencioy cuerda.Si tú me dices cielo,entonces brillaré para tu nombre. Caminas y camino,sientes y siento,lloras,y lloro a tu ladoo te observo llorar con tristeza genuina. Me cambias mi estrategia con dos pasos,tanto que ya no séSigue leyendo «Qué hacer contigo»

Con la pala o con el dedo

Escribimos en la arena.Desde niños nos enseñaronque todo lo que teníamos que decirtenía, también, que poder borrarse. Poemas, poemas secretos,nos jugamos el amoren esa arena.Inventamos algunas palabras,todas sinónimo de lo prohibido.Un beso.Dos besos.Tres y te ibas a tu casa.Yo me quedaba solo con tus poemasy los leía hasta que la lunase encendía.Su luz era muySigue leyendo «Con la pala o con el dedo»