Autores Diego Valbuena (Colombia) Poesía

El mar

Un taxista sin deseos recoge las maletas,
murmura burlas sobre mí
nunca seré bien recibido
más allá del altiplano.

La noche se traga los ruidos
de una carretera que se tensa al horizonte.
Mis deseos de mirarte fijo,
de lamer tu superficie,
de respirar tus vapores,
tendrán que esperar.

Abandonamos la principal
nos adentramos en una trocha cualquiera
mi mente se hace fango
y mi corazón un vacío
y todo lo que percibo ha sido ya vivido.

El taxista sin deseos se detiene por fin
en un lugar cualquiera de la noche cerrada.
Abro la puerta como frente a mi casa
y el golpe al olfato me noquea
mis pies requieren firmeza
pero se hunden con horror
este suelo no me aguanta
de seguro me va a engullir.

A lo lejos un rugido
de animal feroz que jamás he conocido
en su furia escupe espuma
y traga toda la tierra.

Me acerco caminando
como ciego en mundo nuevo
y con el pecho al rojo vivo
se erige justo frente a mí
un infierno gris
que se levanta desde el horizonte
dispuesto a atorarse
con mi pequeña humanidad.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: