Azúcar en Junio

El sol me sacude,
con la luz como látigo.
Y afuera, llovió azúcar.

La dentadura del hielo,
muerde invisible.

En su mordida eléctrica
se tensan mis dedos, los pies.
Se tensa todo.

Afuera,
mi sabueso danza.
Su andar es torpe,
y sus orejas infinitas
lustran los pastos
y la vida.

Mi perro, brama como el mar.
Y en su bramido voy yo,
que soy uno con el océano.

Afuera,
la temperatura
cayó bruscamente.
Pero no todo frío
es falta de calor.

Publicado por Kaburrrrrr

El pájaro que canta sobre el techo, sobre la armadura de pulidas tejas; con el pico embarrado y las alas empapadas de cielo; se parece a mí, cuando te busco por las mañanas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: