La pecera

Aquel pez que dejaste entre mis lágrimas
tenía hambre de visiones
            ojalá aún pudiera verte.

Ojalá aún tuviera
la memoria de tus besos en mi lengua,
            no tuve opción:
            la jaula ósea quebrantó ante la furia

            no quería matar al pez.

Con tu último regalo transito:
de dos paredes, cada oreja,
de un techo, la punta del pelo,
de una pared, la punta de mi rostro,
un solo piso circulándome el cuello,
de una pared, la nuca…

Tremenda pecera este infierno de cristal que respiro.

Irving Saúl
irvingsaul.com
Leer sus escritos

Publicado por Letras & Poesía

Somos una plataforma literaria que promueve el trabajo de escritores independientes. Lo hacemos priorizando el talento, fomentando la libre expresión y ofreciendo contenido de calidad, así como experiencias literarias invaluables a disposición de todos. Nuestro objetivo es posicionarnos como la plataforma literaria más destacada de habla hispana y como la mejor alternativa independiente para lectores jóvenes y adultos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: