Producciones planificadas

A lo largo de la historia, el ser humano ha formado parte de revoluciones que alteraron profundamente el transcurso de su evolución. Todas ellas se sirvieron de conceptos políticos, económicos, intelectuales y sociales. Una de las más importantes fue la Revolución Industrial, que tuvo su inicio a finales del siglo XVIII en Gran Bretaña, lo que dio inicio al capitalismo industrial, que implicó la mecanización de los métodos productivos existentes y que ha continuado desarrollándose hasta nuestros días. De este modo, la automatización se ha ido consolidando en el proceso productivo de tal forma que el ser humano cada vez interviene menos en el mismo, más allá de la programación de dicha automatización, que más pronto que tarde será también sustituida por la Inteligencia Artificial. Planificar, dividir en etapas y prever los errores que puedan surgir durante el sistema de producción automatizado, son las herramientas clave que permiten elaborar el mismo producto para millones de personas en todo el mundo.

Sin embargo, la producción en serie o en masa, afecta al concepto del arte, descalificándolo por su unicidad, pero elevándolo, paradójicamente, al máximo ejercicio de la libertad creativa. De la misma forma, en arquitectura y urbanismo encontramos una confrontación con los conceptos anteriores, al componerse no sólo de una parte funcionalista, sino en gran medida de la expresión artística. En ambas disciplinas cada vez son más habituales la automatización y la producción planificada de los distintos procesos con el fin de obtener ligereza, optimización, reducción de riesgos, un mayor control, mejorar la calidad de los productos o reducir los tiempos de producción, pero si reducimos la arquitectura a la producción y olvidamos su propósito, entonces su capacidad para emocionar y transmitir -en otras palabras, su componente humano- dejaría de existir. Por lo tanto, aunque la actividad de proyectar tiene como objeto la construcción del proyecto, esta intención es limitada y reductiva si no se entiende que estas realizaciones forman parte del conocimiento personal del autor.

Cada proyecto de arquitectura se enriquece a través de una serie de referencias previas, de la prueba y del error, del mensaje que transmite la obra, de las imágenes que crea, de las emociones que genera, así como del vínculo que se establece entre arquitecto y usuario. Del mismo modo, la ciudad es fuente de diversas experiencias humanas, no sólo por sus características formales, sino por su funcionalidad y por la manera de vivirla. En la ciudad encontramos espacios que nos hacen sentir cómodos, otros en los que podemos conectar la naturaleza y con nosotros mismos, también encontramos zonas oscuras que nos alertan y nos causan inseguridad, así como lugares que estimulan el aprendizaje y la socialización, la calma o el cobijo. La ciudad es un ente comunitario vivo, capaz de sentir e incapaz de desligarse de su producción emocional.

La arquitectura y el urbanismo son, como el arte, reproducciones del contexto en el que se desarrollan, siendo hoy en día fiel reflejo de la sociedad de consumo, de la infravaloración del trabajo intelectual y de la cultura del hacer por hacer. Todo ello, con la finalidad de seguir encajando en el sistema. Sin embargo, ninguna tiene sentido sin la expresión artística. Los espacios que habitamos no son inocentes a las emociones, residen en nuestros recuerdos y nos marcan para el resto de nuestras vidas: la casa del pueblo, la librería del barrio, nuestro hogar de la infancia o la ciudad en la que crecemos, son espacios con los que creamos unos vínculos emocionales tan fuertes que resulta imposible reducirlos a la pura necesidad. Los espacios perduran en el tiempo de forma imperfecta, no existen los lugares perfectos, éstos traspasan los límites de la técnica adquiriendo unos valores intangibles, subjetivos y personales.

Aránzazu García-Quijada G.
@ari.gqg
Leer sus escritos

Publicado por Letras & Poesía

Somos una plataforma literaria que promueve el trabajo de escritores independientes. Lo hacemos priorizando el talento, fomentando la libre expresión y ofreciendo contenido de calidad, así como experiencias literarias invaluables a disposición de todos. Nuestro objetivo es posicionarnos como la plataforma literaria más destacada de habla hispana y como la mejor alternativa independiente para lectores jóvenes y adultos.

2 comentarios sobre “Producciones planificadas

  1. Hola. Antes de nada, gracias por el artículo y enhorabuena porque me parece un tema interesante para tratar. Me gustaría preguntar a la autora si, todo lo que tenga un componente nostálgico o emocional supone arte o si no es así. Mi opinión es que el acto artístico tiene una voluntad previa que dirige y articula esa emoción, que la provoca. Sin embargo, ¿hasta qué punto una librería de nuestra infancia fue creada con voluntad artística para provocar una emoción en nosotros 20 años después, por decir algo? Quedo a la espera de su respuesta para seguir debatiendo.

    Me gusta

  2. ¡Hola Jorge! En primer lugar, muchas gracias por tu comentario. En mi opinión, no todo lo que tiene un componente emocional es arte, sin embargo, todo arte sí que está cargado de un componente emocional que no tiene por qué tener como objetivo la creación de la emoción. Creo que las obras artísticas no tienen que buscar necesariamente causar un sentimiento para que estos se generen. De la misma forma, tampoco creo que sea necesario ser un entendido en materia artística para que una obra de arte te conmueva.

    Entiendo que una librería de hace 20 años no se creó con una voluntad artística, de la misma forma que un museo no se crea con voluntad artística (al menos que sea en sí mismo una obra de arte, como el Museo Guggenheim de Bilbao). Sin embargo, sí que creo que, por un conjunto de factores tan subjetivos, peculiares e incluso aleatorios (olores, iluminación, colores, o incluso recuerdos) son capaces de transmitirnos ciertas emociones de forma indirecta y causarnos arraigo y un confort que una «producción planificada» difícilmente puede adquirir.

    Muchas gracias de nuevo,

    ¡Un saludo!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: