Mameta

poesia sobre madre hijo adolescencia bar noche

Qué rebelde.

Qué retobado.

Qué majareta.

Se escapó otra vez. Otra de sus travesuras. Se escurrió por esas calles. Esas que todos le dicen que son un peligro. Se metió en un antro. Ni se imaginaba lo que era eso. Se le antojó divertido. Lleno de humo y vasos de colores.

Él veía tipos que tomaban y jugaban a las cartas. Igual que su tío. Igual que sus primos. Él veía otros escolares de su edad, también escapados en travesuras. No hacían nada raro, no se portaban mal. Miraban, charlaban, reían, chocaban las manos. Con los tipos también. Se hizo amigos ahí. Todos fascinados con lo que sabía. Lo que contaba. Lo que inventaba.

Hasta que un día la vio acodada en el mostrador. Todos la saludaban. Ella les devolvía el saludo con un ojear que apenaba. Casi ni alzaba la mirada.

Sí. Era ella.

No cabía duda.

Mameta.

La nodriza que de chico lo había amamantado. La que ahora lloraba a su hijo perdido.

Desangelada.

Desgraciada.

Desastrada.

Fabio Descalzi
blogdefabio.com
Leer sus escritos

Publicado por Letras & Poesía

Somos una plataforma literaria que promueve el trabajo de escritores independientes. Lo hacemos priorizando el talento, fomentando la libre expresión y ofreciendo contenido de calidad, así como experiencias literarias invaluables a disposición de todos. Nuestro objetivo es posicionarnos como la plataforma literaria más destacada de habla hispana y como la mejor alternativa independiente para lectores jóvenes y adultos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: