Surfeando

Surfeando entre olas de ginebray el humo de un cigarro,todo me provocó tanta náuseaque acabé vomitando. Vomité oscuridad,mezclada con demonios desaliñados-sin vinagre, aceite ni sal-,que me hicieron maullarcual gatito asustado. Ya no quiero espuma rubiapara evadirme de este mundo;ya no quiero sucumbir al clímaxen discotecas hasta altas horasde la madrugada naufragando. No quiero sombreros deSigue leyendo «Surfeando»

Ya no bailo

Mis ojos no se arrancanhoy por fandangosy ya no bailo en el tablaoal son de tu voz. Hoy, mis párpados estaban agotadosde ver que en este tiempono has cambiadoy que sigues teniendo tus miedosencerrados en un cajón. Teníamos una conversación pendiente,pero era más fácil mirar hacia otro lado,hacernos los despistados,y disfrazar el entusiasmocon trajes deSigue leyendo «Ya no bailo»

Sobrevolando el infierno

Sobrevuelo las vías de un trena mil metros bajo el sueloy contemplo, absorta,el paisaje de un extenso mar negro. Los canales de Veneciasiempre me parecieron bellos;encuentro la paz en su putrefaccióny en la halitosis de sus gondoleros. El sonido de un violín inunda mi pecho;nadando a mariposa creo estar más cercade la superficie de esteSigue leyendo «Sobrevolando el infierno»