Es cuestión de suerte

Todos los jueves vienen a verme a mi puestecito y me piden el mismo número, el 18679. Ya lo hacen sin entusiasmo porque ellos, Eugenio y Braulio, han depositado demasiadas esperanzas en el número y ninguna de ellas se ha materializado jamás: una casa en la playa, un deportivo, un viajecito a Punta Cana conSigue leyendo «Es cuestión de suerte»