Poeta de Luna

Pamplonica de toda la vida, nací en la España del 2000. Siempre fui de pocos amigos, amante de los animales y de la soledad; ecosistema idóneo para el cultivo de la literatura y quizá un tanto de locura. Siempre me gustó llevar la contraria a todos y en todo: tipo planta en Pokemon, Ravenclaw en Hogwarts y, mientras mis compañeros le daban a la pelota, yo pasaba los recreos con un buen libro en mi esquina de confianza.


Todos sus escritos