Refugiado de…

Chryses.jpg

Al igual que un esclavo hecho estatua de mármol que clama al cielo por su salvación, yo también estoy huyendo de mí mismo y de la humanidad entera. Estoy buscando refugio en la nieve más fría o el fuego más ardiente, escapando de todo lo que me pueda recordar de dónde vengo e intentando ser un caminante más de todo el mundo, pisando con suavidad la tierra que me rodea, pero, por mucho que quiero seguir adelante, no me dejan…

Hay gente mala ahí afuera que se llena la boca con mentiras y palabras tan largas que parecen inverosímiles, inexistentes en el diccionario de la verdad humana… Y ellos hablan de democracia mientras sus bolsillos se saturan con el dinero de los que mañana ocuparán nuestro lugar en el universo. Querría ser viento para resbalar ante tanta falsedad y evitar la maldad que me quema por ser tan cruel y auténtica, aunque nadie se atreva a decirlo en voz alta.

Estamos durmiendo bajo la luz de las estrellas, con los dedos de los pies congelados, muriendo desesperados por ser aceptados y no repudiados por el color de nuestra piel o nuestras creencias… ¿No somos todos humanos? Pero no, esa no parece ser la respuesta correcta. Y sigue huyendo mi gente de los fusiles armados de la guerra, sólo espero algún día recibir una rosa en vez de una bala, que la sangre no sea el vino que tiña mi copa y mis hijos tengan una casa donde crecer y madurar, para arreglar en el futuro los graves problemas de esta sociedad.

Así que clamo al cielo pidiendo justicia para todos los que huyen de algún sitio por amor, miedo o violencia, para los que se refugian en sus celdas interiores o en las tiendas de campaña del Decathlon (si tienen suerte) en medio de una tormenta, para los que duermen con un ojo abierto y otro cerrado rezando por una noche en paz, por una vez, al menos; para todos los que huimos de nuestra surrealista realidad en la que ya no hay humanidad.

Y no sé si es cuestión de inmigrantes o emigrantes, sino de personas que no tienen que comer y desean fervientemente ser acogidos por unos brazos amigos, ni en la Edad de Bronce se hubiera previsto este desastre generacional sin sentimientos que contabilizar en las estadísticas de población o que explicar en los medios de comunicación a un país vacío de ideas, carente de personalidad, analfabeto en lo emocional y dolorosamente mísero a la hora de actuar.

Si eres como yo, confío en que haya gente aún como yo, piensa un poco y haz algo antes que seguir tragando con este vertedero constitucional, experto en contra inteligencia y falto de comunicación necesaria actual. Yo no quiero poder ni propiedad privada, sino unos derechos universales que me den la libertad de ser alguien algún día, porque yo lo soy, tú lo eres, ella lo es…

Todos lo somos.

¿Qué pasa? ¿No conoces la respuesta? ¿O es que no te atreves a hablar con claridad?

Pues resulta que la gran putada es que todos lo somos, sí, todos somos…

Refugiados de la vida.

Por: Almudena Anés (Escritora de Letras & Poesía) 

https://historiasdel98porunadel13.wordpress.com

Únete a nuestras redes: FacebookTwitterInstagram (ES), 

Instagram (EN), Tumblr y Youtube.

Escríbenos a letrasypoesiaoficial@gmail.com

 

Publicado por Almudena Anés

"El sabio nos advierte que la vida es tan sólo una gota de rocío en una hoja de loto." Rabindranath Tagore.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: