Ella no es amor a primera vista

Ella es de esas que a simple vista no llaman la atención. Es la típica morena de labios jugosos que usa jeans y camisetas por comodidad, que no tiene una cadencia singular al caminar, ni usa faldas o vestidos, dice la palabra “mierda” más veces de las necesarias y ni siquiera usa bisutería como las mujeres de su edad.

Sin embargo, cuando te le cruzas por el frente sientes un aura distinta, cálida y confortable. Si tienes suerte te puedes topar con su risa destornillada, que rebota por las paredes y hace un ruido jocoso, con sus ideas tan simples sobre la vida, con trozos de su historia lanzados al aire para que se enlacen con la tuya.

Me acerqué lo suficiente para darme cuenta lo profundo que son sus ojos, que se sienten como agujeros negros que se  tragan los universos personales de cada quien, husmeando en cada rinconcito, cada planeta abandonado, cada galaxia perdida para descifrar los secretos más oscuros y las verdades más cortantes para luego esconderlas ahí nadie en el espacio pueda verlos.

Fue gracioso verlos achicarse cuando puso esa expresión picarona en su cara, precisamente cuando me preguntaba cosas que no le incumben, ni a ella ni a nadie más.

Fue hermoso ver cómo se movían sus labios al compás de sus palabras con una extraña cadencia hipnótica. Mirarlos me hacía pensar en la posibilidad de besarlos, de perderme dentro de ellos, cruzar mi lengua con la suya y vomitar los demonios de los dos como uno solo.

El botón de su camisa me miraba de reojo como si me invitara a descubrir lo que él intentaba ocultar con tanto recelo y me imaginé un momento con sus senos en mis manos y su piel junto a la mía entrelazadas en un caos infinito de pasión y feromonas.

Cuando volví a la realidad ella me miraba extrañada y con una sonrisa desplegada de punta a punta, me acusó de no ponerle atención y se marchó a su aula sin despedirse.

Por alguna razón, ella desplegó todo su esplendor ese día, haciéndome ver lo equivocado que estaba al verla como una chica más, con sus libros de texto en la mano y la típica prisa por llegar temprano a clase.

Por ella me di cuenta que hay amores que no pueden darse a primera vista porque prefieren resguardar sus perlas dentro del agua. Quien quiera descubrir el tesoro debe lanzarse a las profundidades, desnudo y vulnerable para que ambos puedan amar de verdad.

Por: Tintazul21 (República Dominicana)

palabrasdetodoynada.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: