Andrés Puentes (Colombia) Autores

Carta abierta de un LGBT a los cristianos

21 de Octubre de 2016,

A quien corresponda,

Hace muy poco un amigo mío se me acercó enojado, tenía el celular en las manos con un artículo de Las2Orillas abierto (http://www.las2orillas.co/los-cristianos-estamos-guerra-la-comunidad-lgbti/). Se trataba de un pronunciamiento de un fervoroso cristiano, que en su libertad de expresión manifestó: “Los cristianos sí estamos en guerra con la comunidad Lgbti”. No pude evitar la risa.

Pasaron las horas y decidí olvidarme de la jocosa noticia, muy fallidamente: al transcurrir el día, persona tras persona se me acercaba, cada una más indignada que la anterior: ¿Qué opinas? Me interrogaban. Nuevamente, guardé silencio. No fue sino hasta que me topé con unos compañeros, que algunos llaman “homofóbicos”, que decidí escribir este texto, a nombre de la comunidad Lgbti y la de los ateos en general, que sin perjuicio de pertenecer a estas, la remito a Alejandro Ortiz (el autor del artículo de opinión) con la única finalidad de expresar nuestro punto de vista.

Alejandro, compadre, respetamos tu creencia. Dos de los principios fundamentales que nosotros promulgamos es el respeto y la tolerancia por la diferencia. Tú crees en algo que nosotros no, y no encontramos problema en ello, por el contrario, tenemos la firme convicción de que debes poder tener el derecho de apoderarte del micrófono y expresar tu pensamiento. ¡De ello se trata la democracia en un Estado Social de Derecho como el que le apuntamos a ser!

No nos explicamos cómo hay gente que reprocha mediante insultos tu opinión. Por su puesto que puede y ha de ser sometido a controversia, pero no mediante las agresiones verbales o físicas. Y a nombre de todos aquellos que lo han hecho, te pedimos, a ti y a todos los fieles creyentes de Colombia: perdón, hemos fallado al momento de comunicarnos.

Y es por ello que, en acto de reivindicación, hemos de ser coherentes con lo que decimos y lo que hacemos. Por tal razón Alejo, queremos invitarte, en signo de disculpa, a que nos conozcas. No a los Lgbti, ni a los ateos, ni a los agnósticos, sino a todos aquellos que no percibimos el mundo de la misma forma que tú lo haces. ¡Conócenos! Y verás que no somos tan malos como crees.

Nosotros también tenemos sueños, metas, dolores y sentimientos. No por ello significa que queramos imponerles a ustedes, todos quienes muy respetablemente creen en Cristo, una supuesta ideología de género, o pretender destruir las iglesias de la nación. Por el contrario, creemos en que la diferencia nos fortalece, así no estemos de acuerdo con su filosofía de vida, defendemos tu derecho a expresar su religión, su pensamiento y por sobre todo, de promulgar su estilo de vida. Como alguna vez un buen amigo me dijo: “con tal de que no se meta conmigo, todo bien parcero”.

Lo lamento Alejo, pero una guerra se hace mínimo de a dos, y nosotros no estamos en conflicto con ustedes.

o-COLOMBIA-GAY-facebook.jpg

Aceptamos su invitación de visitar la iglesia. Aunque no lo creas dentro de nosotros somos muchos quienes concebimos una idea de Dios, de Cristo, o de la misma institución religiosa. En lo que sí tenemos que hacer una observación es sobre tu creencia de que nuestra lucha por el otorgamiento (no recuperación, porque nunca en la historia reciente se han tenido) de derechos a las mujeres, a los gay, a los afro, a los no creyentes, y a todos quienes disciernen del común denominador que caracteriza a la gran mayoría que dices representar, es un intento de imposición.

No tengan miedo cristianos, ni ustedes ni sus hijos. Aquí no se trata de sobreponer un pensamiento sobre otro. Estamos en una democracia deliberativa (que no por ello acepta el imperio de las mayorías sobre los derechos de las minorías. Si no me crees échale un vistazo a la Constitución Política, máxima carta para los que residen en Colombia, creyentes o no) y el debate es necesario para la consolidación de una estructura política y social sana, sin conflictos que trasciendan de las palabras y las urnas.

Nosotros no vamos a obligarlos a ustedes a aceptar nuestra divergencia. Cada quien en lo suyo. Pero por favor, hombre, tampoco en tu libertad de creer lo que tu libro sagrado indica (nuevamente, respetable) puedes venir a ofendernos, insultarnos o agredirnos de cualquier forma posible.

Con cada grito, te ofreceremos la mano. Con cada grosería, te otorgamos nuestra empatía. Con cada puño, balazo, o muerte, erguidos en nuestra filosofía, te regalamos nuestro amor. ¡Bienvenidos cristianos, a la nueva Colombia en la que cabemos TODOS!

Atentamente,

Una PERSONA.

 

Imágenes tomadas de:

 http://www.elespectador.com/noticias/judicial/los-73-triunfos-de-los-lgbti-articulo-558170 
 http://www.cristianosgays.com/tags/colombia-diversa/

Por: Andrés Puentes (Colombia)

facebook.com/andresfelipe.puentesdiaz


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

 

 

 

7 comentarios

  1. Creo que el título es incorrecto. Generalizar siempre es peligroso, como bien sabra cualquier homosexual que se haya visto discriminado o perseguido simplemente porque le han colgado estigmas por su condición sexual, y las personas son mucho más que las etiquetas que le asignan los demás. Entiendo que esta carta va dirigida a algunos cristianos, y no a los que creemos que todos somos iguales a los ojos de Dios.
    Es más, si hay un colectivo que ha padecido persecución, marginación e incluso martirio es precisamente la cristiandad, y por esa misma razón y por ser parte fundamental de la enseñanza de Jesús, el cristiano es comprensivo y tolerante, empatico con cualquiera que sea perseguido, y hermano de cualquier otro ser humano, sea cual sea su género, raza o condición.
    Aún más, quien ataca a otro por estas u otras razones no puede llamarse cristiano a sí mismo, y si para colmo lo hace esgrimiendo su fe como argumento, entonces carece de los más mínimos principios.
    Ser cristiano y homosexual es compatible; son muchos los homosexuales que viven su fe, y cabe esperar que la iglesia vaya evolucionando para despojarse de prejuicios y se abra a una interpretación más abierta del evangelio.
    Como cristiano siento una enorme solidaridad y empatia por las personas que son objeto de discriminacion, especialmente por las que lo son por sus ideas o por su opción sexual.
    Mi fe y mi iglesia no son las de las guerras ni las de la política de los hombres, sino las del amor.
    Y en el fondo ¿no se trata de eso? ¿Del amor?
    ¡Cómo podría un cristiano odiar a alguien simplemente porque ama a un semejante, sea del sexo que sea!
    Así que por favor, incluye la palabra «algunos» en el título, delante de «cristianos»
    Con todo mi apoyo, muchas gracias.

    Le gusta a 2 personas

    1. Israel, disculpa pero son pocos los cristianos (en mi experiencia perdón) que creeen que todos somos iguales de verdad.
      La mayoría lo dicen pero no lo creen en su corazón y terminan discriminando, señalando igual.
      Claro que sabemos que no todos son así, pero si se generaliza en estos casos es porque lo merece.
      Buena noche y sigue siendo buen cristiano.

      Me gusta

  2. ¿Cuándo dejaremos de mirar la paja en el ojo ajeno? En tu misma nota, sin faltar el respeto a nadie, las cárceles están llenas de heterosexuales y allí todos encuentran a Jesucristo. ¿Qué nos importa lo que las personas hacen en su privacidad? A nadie le importa lo que hago yo, que estoy públicamente «catalogada» como heterosexual. Es tiempo de que haya unidad para combatir lo que verdaderamente nos hace daño: el crimen, la corrupción, la intolerancia. Excelente entrada.

    Le gusta a 2 personas

  3. Isarael, realmente me alegra mucho leer tu comentario. Estoy totalmente contigo, la generalización es errada y nos ha llevado a cometer acciones de las que hoy por hoy muchos reprochamos a nuestros padres. No obstante, el motivo del texto no es marginar a los cristianos, ni afirmar falsamente que todos son discriminadores, por el contrario, extiende el brazo a todos aquellos que siguen teniendo miedo de lo que discierne del común denominador. Abarca a todos los cristianos por una razón, y por la que también considero que en vez de «cristianos» el titulo debería hacer referencia a «toda la humanidad» y es que a todos nos concierne el respeto por la diferencia. Ahora bien, dentro del contexto colombiano (en el cual fue escrito este artículo) encontramos un grandísimo porcentaje de los que se consideran creyentes de la fe de cristo que no ha logrado comprender esto, como lo es «Alejo», el escritor de la carta a la que hago crítica.

    Pero aun así tomo nota, y reitero, estamos de acuerdo: cristiandad y homosexualidad no son incompatibles.

    Le gusta a 1 persona

    1. Y tarde o temprano, esto se va a tener que entender sea como sea. Conozco dos grandes familias de extracción católica, en las dos hay jóvenes que «salieron del armario» y fueron aceptados; van a fiestas llenas de tíos y primos con sus parejas. Está bueno que así sea.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: