El Arbolito

Cuando el niño más pequeño vio en la sala decorado

el árbol que en Navidades su madre había comprado

exclamó lleno de gozo y casi rompiendo en llanto

“Mamá mamá, soy rico! El Niño Jesús me regaló un Arbolito”.

 

Los amiguitos visitarán el árbol para verlo encendido

y pedirán uno igual a sus padres el año que viene,

unos padres que piensan cómo cuadrar el sueldo

de las quincenas que vienen y ya deben.

 

Y brillará en Navidad un árbol con lazos de tela

en la casa de un barrio de una república cualquiera

alimentando los sueños de un niño risueño

aumentado la envidia de todos los vecinos.

 

Creerse rico, por poseer un simple árbol

que fue un viejo artilugio de los años traspasados

es una ocurrencia tierna para un niño de seis años

que esconde una de las verdades más crudas del año

 

Muchas veces olvidamos el valor de las cosas

hasta que nos muestran que al final no son valiosas,

podemos vivir sin adornos, podemos vivir sin regalos,

pero un plato de comida debemos tener a diario.

 

Nos parece una trivialidad esto de la Navidad,

es normal que todo el mundo quiera renovar y pintar,

hasta los que tienen zinc quiere cambiar esas tejas,

que lástima que el dinero no les da ni para la cena.

 

Por: Tintazul21 (República Dominicana)

palabrasdetodoynada.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s